Areópago

Unos con zaña, otros con sabiduría

Después de varias visitas a Dicasterios del Papa, presididas por Cardenales, se realizó el acto final del encuentro del Obispo de Roma, Papa Francisco, con el Obispo de Torreón,  Dn. José Guadalupe Galván Galindo  que culminó con el acto final en conversación privada entre ambos Obispos, el 27 de mayo, como un desarrollo de la vista “Ad Límina Apostolorum”. En ese momento de despedida, el Obispo de ésta Diócesis le mostró al Papa una camiseta del equipo de foot ball, El Santos. El hecho se comentó en la región lagunera con pareceres a favor y en contra en los Facebooks.En un conjunto de 400 Facebooks, aparecen un buen número de simpatías al Papa. Entre otras cosas se dice qué él si sabe de la calidad del equipo del Santos. Le piden que bendiga a la afición. Pero también recuerdan que el Papa es un pecador –que de paso, él no lo niega-, que no puede ser el nuevo refuerzo deportivo que necesita el Santos. Algunos manifiestan que no le tienen afecto al actual Pontífice.     De Dn José Guadalupe, muchos alaban su audacia, lo ven como partidario del Santos, no falta quién diga: “mi amigo el Obispo se la rifó” de paso, no están de acuerdo con el traslado de Oribe al América que les cae gordo. Tratan de amargarlos a quienes critican ácidamente. Aprovechan algunos para hacer críticas a los pecados de pedofilia de algunos clérigos. Piensan que el hecho es una distracción para que nos olvidemos de la carestía, de las reformas que promueve el gobierno en petróleo, impuestos, educación, medios de comunicación social, política.     Los comentarios en Facebooks  no dejan de ser un mensaje que en parte se toma de los medios comerciales de información, con respecto a la Iglesia, si bien todavía se revelan informaciones apegadas a la verdad, no dejan de presentarse voces que revelan la mentalidad  que piensa que la mejor Iglesia es la  apartada del mundo, en silencio y que lleva, según esta opinión, un acelerado movimiento de demolición. Dentro de ese escenario, lo más significativo es el modo personal de pensar sin que cuenten los datos de realidad, los estudios sesudos.     A los anteriores hechos, puede servir lo dicho por el Papa Francisco hablando a periodistas: “Podeis ayudar a formar lo que el Papa Benedicto llamó un “ecosistema” mediático, es decir, un ambiente que sepa equilibrar silencio, palabra, imágenes y sonido (…) Hoy hay mucha contaminación, y también el clima mediático tiene sus formas de contaminación, sus “venenos”. La gente lo sabe, se da cuenta, pero, por desgracia, se acostumbra a respirar a través de la radio y la televisión un aire sucio, que no hace bien. Hay necesidad de hacer circular el aire limpio, que la gente pueda respirar libremente y dé oxígeno a la mente y al alma” (III/28/2014).