Areópago

¿Nos importa el Tratado de Libre Comercio?

En los próximos días se verán las caras los negociadores del Tratado de Libre Comercio(TLACAN) de México, Canadá y los Estados Unidos. Tiene su notable interés para los tres países, pero para el pueblo pobre de México, que come muy apenas, paga agua, luz, impuestos, gas doméstico, gasolina, y ahora  la escolaridad de los chicos que quiere decir libros, uniformes “cuotas voluntarias”, etc., el Tratado de Libre Comercio no es de su conversación y cuando le hablan de eso, le vale un gorro.     

Abona el desinterés popular el hecho de que nuestros negociadores económicos, no piensan como el pueblo, como lo señala el analista Rolando Cordera: “”El  el gabinete económico de De la Madrid(como el de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, los dos gobiernos panistas) se conformó con personas entrenadas en el área financiera del gobierno mexicano y con estudios de posgrado en universidades de Estados Unidos de América. Fue homogéneo, e ideológicamente afín, en contraste de lo que en el pasado  había sido la práctica de los gobiernos de la Revolución mexicana(que era de suma de las diferentes corrientes e ideologías)”(La Disputa por la Nación. Siglo XXI. 2010, pág. 28).     

Lamentablemente, gran parte de nuestra clase industrial, exportadora, financiera, parecen tener el llamado “Síndrome de Estocolmo”, en el que la víctima se solidariza con los intereses del verdugo. En muchos de nuestros dirigentes sociales, hay la tendencia  a no disgustar a nuestros vecinos del norte y como consecuencia, aguantarles todo lo que nos quieran decir, como lo revela el telefonazo publicado recientemente, en el que conversan D. Trump y Enrique Peña Nieto, Luego se nos invita a pensar al revés, porque contra la evidencia, se nos dice que en la dirigencia mexicana ha habido la noble dignidad en el trato.     

Mientras tanto, se sabe de amenazas del vecino del norte; por parte de los mexicanos ya se habla que hasta el momento, no se ha aprovechado bien los beneficios que para el país puede traer el TLC o TLAC AN; que en muchas defensas de sus intereses, los mexicanos se han dejado ganar en tribunales internacionales.

Pero se sabe, que realizado con honesto patriotismo, México puede salir altamente beneficiado en una buena negociación del TLC. Pero lo que es el colmo, es que Trump acuse de que México explota a Estados Unidos y de que por mañoso, lo ha metido en una trampa, como si no supiéramos cómo se las gastan nuestros vecinos del norte. Anhelamos lo mejor. 


jesus_delatorre@live.com.mx