Areópago

El cansancio no es por el gasolinazo

Encabezados por la Pastoral Social mexicana, ocho organizaciones episcopales, presididas por sus respectivos Obispos,  han dado un comunicado sobre la agitada realidad social del país, en el que manifiestan:

“Definitivamente, el cansancio la gente no es por el nuevo costo de la gasolina, sino por la imposibilidad de acceder al desarrollo humano, integral y solidario, de aspirar a que México sea un país cuya meta esté en función de que cada persona tenga acceso a un Techo, a una Tierra y a un trabajo”.

En el citado comunicado, los obispos con sus respetivos equipos pastorales, se hacen tres preguntas: 1ª. “Si el aumento a la gasolina era necesario por los precios internacionales de dicho combustible y el precio del dólar y no  con fines recaudatorios, entonces ¿es necesario disminuir el impuesto (IEPS) que supera el 30 % para minimizar el impacto de dicho aumento?”

2ª. “Respecto de que el subsidio a la gasolina es en beneficio sólo de la clase rica, ya que los más pobres no reciben un solo peso de ese beneficio, habrá quién explicar ¿quién absorberá el impacto en los medios de transporte de las personas, transporte de mercancías, producción del campo y de la industria, productos y servicios que también consumen los más pobres de México?”

3ª. “Habrá que preguntarse si vivimos un tiempo de un Estado pobre, o de una recaudación insuficiente, o bien, ¿tenemos exceso de corrupción y robo al Estado por una serie de personajes que permanentemente dejan vacías las cuentas a nivel municipal, estatal y federal?”.

Los obispos, con las dimensiones y comisiones que presiden, remiten a todos los mexicanos a que vean y analicen lo expresado en el “Directorio para la Pastoral Social en México”, que en el número 493 hace una severa crítica del capitalismo individualista y propone ahí mismo, una cultura de la solidaridad, fortaleciendo el mercado local, ante que poner en competencia con productos extranjero; fortalecer la formación e implementación de economías solidarias; globalizar la cultura, la educación, la tecnología, la solidaridad y la paz. Estando ya en “la era Trump”, la verdad es que es magnate insensible no nos dañará tanto si los mexicanos somos intensos en la práctica de la solidaridad globalizada en nuestro  país. 


jesus_delatorre@live.com.mx