Areópago

Urgente la educación para la paz

En cantos de asambleas litúrgicas se dice: “No basta rezar. Hacen falta muchas cosas para conseguir la paz”. Esto lo entienden muy bien algunos muchachos que en días pasados, en una manifestación que pasaba frente a la Catedral de Nuestra Señora del Carmen, en Torreón, gritaban: “A ustedes que están rezando, también se los va a fregar”. Sin quitarle méritos a la oración, porque en su ejercicio se toma conciencia, valor, se rompen prejuicios y también se va la calle o a la plaza pública para gritar y tomar posición sobre el gran don de la paz. Pero además, nos hace falta ser constructores de la paz.Don José Guadalupe, exhorta a todas la Diócesis de Torreón a jugar un papel más abierto en favor de la paz. Secunda así a los obispos mexicanos con su documento “Basta ya”, del pasado 12 de noviembre. Su exhortación está en la línea del Papa Francisco que señala a la Iglesia la ruta de salida. Una Iglesia en salida, es su expresión. El Obispo local ha señalado públicamente, que la Diócesis no debe quedar al margen de las manifestaciones por la paz. De verdad que los obispos mexicanos se encuentran preocupados por los casos de Ayotzinapan, Tlatlaya y otros muchos eventos en los que se dan desaparecidos, asesinados, torturados, encarcelados injustamente.La paz como vía para la construcción de un tejido social roto, cada vez< más, pues vamos “de mal en peor”, necesita de acciones que se encaminen a un cambio que rehaga las leyes del país para que estén al servicio del pueblo pobre y no al del sector rico; un cambio que elimine la corrupción y la impunidad para que genere la confianza en los impartidores de justicia; un cambio que vaya hacia la modificación de la pobreza estructural ya que el descuido en esta tarea genera la corrupción y la violencia; un cambio en la política, ya que así como están las actuales leyes, siempre se elige a los mismos grupos que estando en el poder aprueban leyes tan absurdas como las llamadas “reformas estructurales”. Esto exige estudio, análisis, métodos para la educación por la paz. Es cierto “que no basta rezar. Hacen falta muchas cosas para conseguir la paz.El Obispo de Torreón ha encomendado al equipo diocesano de pastoral social el proporcionar material pedagógico sobre la paz. Por lo pronto, se tiene pensado volver al documento más ampliamente elaborado llamado “Que en Cristo nuestra Paz, México tenga vida digna”.