Areópago

Promover la paz de acuerdo a cada persona y grupo

Se prepara para los meses finales del año 2014, una campaña para promover la paz, a largo alcance, como un trabajo que se llevará a cabo en la base social de la sociedad civil y religiosa, con el apoyo de organismos de las Diócesis de Torreón y Gómez Palacio, como son sus respectivas Vicarías de Pastoral, Comisiones Diocesanas de Pastoral Social y algunas de sus dimensiones pastorales, organismos de reflexión pastoral, Comunidades Eclesiales de Base, grupos de oración y canto.     Según analistas, se tiene la convicción que el proceso de paz ya es una tarea de largo tiempo y alcance; que no se trata nada más de que no haya violencia, sino que es preciso ir a las causas que generan la pobreza estructural, ir por una democracia con valores y no contentarnos con los procesos electorales, superando las trampas promovidas por los partidos políticos que hacen leyes que no tienen un alcance trascendente, sino que más  bien son acuerdos que favorecen intereses de sectores ricos, dejando al país al gusto de los grupos privilegiados tanto nacionales como internacionales.     Se contará con un pequeño escrito iluminador, para favorecer la reflexión en los grupos que constantemente se manifiestan en las calles, las plazas, el teatro, el lecho del Rió Nazas. Todos merecemos apoyarnos los unos a los otros, aunque no nos conozcamos y aunque seamos de distintas religiones o personas que profesan no tener ninguna religión. Cada persona y cada grupo ejerciendo el derecho de expresar su anhelo de paz, yendo a la raíz del corazón del hombre donde se origina la discordia.     A los gobernantes en sus tres órdenes de gobierno, se les exige que ejerzan el poder con justicia, que no le den atole con el dedo al pueblo. ¿Qué no se han dado cuenta que la gente no les cree? A los católicos se nos recuerda que Pablo VI y los pontífices que le siguieron, nos dicen que el nuevo nombre de la paz es la justicia.