Areópago

Paz con energéticos caros

Se inició el año 2017 con una devastación en los estados de ánimo de los mexicanos, por el alza de precios de los energéticos. Primero nos dijeron que subía la gasolina, luego el gas, luego la luz, luego el agua, luego el predial, etc., y lo que suena a motivación para la risa, es la exhortación de nuestras autoridades federales que nos dicen que no hay motivos para que se modifiquen los productos del comercio y que el alza de la gasolina no se debe a que se quiera fastidiar a la gente, ni a la economía interna del país sino a los precios internacionales de las gasolinas, que de no realizar una alza en el país, nos quedaremos retrasados a nivel internacional; pero hay otros mexicanos peritos en economía que afirman la existencia de muchos países con gasolinas más baratas que la nuestra y con mejores salarios a los nuestros.

A estas afirmaciones no se les hace eco. Sea por Dios, ¿quién nos escuchará? Nuestro país tiene un anhelo generalizado de justicia. Pero ensombrece tanta mentira, tanta manipulación de los pobres para que se mantengan tranquilos, como sostén y apoyo de los poderosos que están trepados en el poder. Es lamentable constatar que con medidas como las que comentamos, el gobierno atiza la inquietud para que se dé la protesta.

En las primeras horas del año 2017, los comercios dieron mejor sentido de solidaridad con el pueblo, a pesar de ser inmediatamente afectados, para por lo pronto no modificar sus precios.

Nuestros gobernantes no tuvieron otro argumento más que el de los supuestos precios altos internacionales de la gasolina. No se extrañe la incitación al pueblo para que gane la calle con su protesta; pero no cabe duda que por falta de formación cívica o por rabia, mucha gente, sobre todo jóvenes, se van por las vías del vandalismo que hace que desmerezca su descontento. También participan otros a los que les vale la democracia, pero que usan las redes sociales como supercarretera para descargar su ronco pecho contra los que hacen decisiones que hieren al pueblo. Unos terceros, asumen el conflicto, lo sufren, lo transforman en energía justiciera y en un eslabón para luchar en favor de la justicia.

No es posible entender, porqué gente tan lista, con puestos muy notables ganados con licenciaturas, doctorados, etc., no encuentren manera de gestionar medidas de justicia para que el pueblo no sea aporreado en su pobreza. En Coahuila nos queda el bono del voto democrático para este año, aunque vemos que se apuntan para puestos de gobierno, los mismos. 


jesus_delatorre@live.com.mx