Areópago

La Patria Grande es impostergable

El Papa Francisco inició su segundo viaje pastoral por América Latina, visitando Ecuador, Uruguay y Bolivia, naciones muy pobres. Le recibió el Presidente ecuatoriano, Rafael Correa, funcionario acostumbrado a expresar sus mensajes en lenguaje de belleza.

Le dijo al Papa: “La construcción de la Patria Grande es impostergable, tal vez los europeos tendrá que explicar a los hijos porque se unieron, pero nosotros tendremos que explicarle a los nuestros por qué nos demoramos tanto”.

De esta manera, recordó un anhelo grande de los iniciadores de los procesos de independencia, de todos los pueblos latinoamericanos.En coincidencia con la expresión del Presidente Correa, el Papa dijo en su misa concelebrada en la Plaza del bicentenario: “aquel grito de libertad, prorrumpido hace más de doscientos años, no le faltó ni convicción ni fuerza; pero la historia nos cuenta que sólo fue contundente cuando dejó de lado los personalismo”.

Con esta y otras expresiones parecidas, el Papa Francisco expresó su solidaridad con los movimientos independentistas de los pueblos latinoamericanos.

Otra vez el Papa reúne a millones de ciudadanos. Otra vez el Papa se dirige a los pueblos con el lenguaje más sencillo y provoca a los muchachos y muchachas que con entusiasmo, se pasan largas vigilias de oración, esperándolo.

Se añade el hecho de la reciente publicación de la Carta Encíclica que toca asuntos del medio ambiente, a los que son tan sensibles los pueblos de América del Sur,Desde el aeropuerto de Ecuador, el Papa dijo: “Amigos todos, comienzo con ilusión y esperanza los días que tenemos por delante.

En el Ecuador está el punto más cercano al espacio exterior: es el Chimborazo, llamado por eso al lugar “más cercano al Sol”, a la luna y a las estrellas. Nosotros los cristianos identificamos a Cristo con el Sol, y a la luna con la Iglesia y la Luna no tiene luz propia y si la Luna se escode del Sol se vuelve oscura. El Sol es Jesucristo y si la Iglesia se aparta y se esconde de Jesucristo  se vuelve oscura y no da testimonio.

Que estos días se nos hagan más evidente a todos la cercanía  del sol que nace de lo alto, y que seamos reflejo de su luz,  de su amor”.El presidente de Ecuador le comentó al Papa como los países ricos están preocupados por una mayor movilidad humana, y por contraste, cómo abundan las prohibiciones para que los humanos se trasladen a donde mejor defiendan su vivir. Fronteras no libres para los humanos.