Areópago

Los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II

José Luis González Balado, en el año 2003, escribió una biografía de  Angelo Roncalli, quién andando los años llegaría a ser el Papa Juan XXIII. Este laico historiador, repite en sus páginas lo que siempre se supo, que los 3000 obispos participantes en el Concilio Vaticano II pidieron al Papa Paulo VI, la canonización de Juan XXIII, en la clausura del mismo Concilio, el 8 de diciembre de 1965.  Se dice que el Papa Pablo VI no aceptó la petición de los Padres Conciliares por su obsesión por la unidad de la Iglesia que pudiera afectarse por una minoría de obispos que no querían por lo pronto, aunque simpatizaban con su  canonización. El citado historiador se queja de que 37 años depuse, el Papa Juan Pablo II, aceleró su canonización promoviendo su beatificación para el 3 de septiembre del año 2000, como año santo, pero no satisfizo del todo el hecho, dado que la beatificación se realizó con tres venerables más, no muy conocidos. El Papa Juan XXIII fue elegido a los 77 años, como “Papa de Transición”. Y él, que tenía el sentido del humor, señalaba “seré Papa de transición, pero sobre todo, seré pastor”. El 25 de enero de 1959, anunció la celebración de un Concilio, al que poco tiempo después le señaló como “concilio pastoral” y que no sería para continuara el Concilio Vaticano I de 1869-1870, por lo que el nuevo concilio sería llamado Concilio Vaticano II.
El Concilio Vaticano II fue un acontecimiento impresionante, que se inició el 11 de octubre de 1962 y terminó el 8 de diciembre de 1965, ya bajo el pontificado de Pablo VI. En los momentos más difíciles del Concilio, contó  con las ideas claras del Papa. El Concilio tuvo su “semana negra” a la que dio rumbo, aún sabiendo que tenía la oposición de algunos Cardenales de mucho peso. Puso las bases para un diálogo de la Iglesia con el mundo, sin miedo a nada, con una admirable modestia y una extraordinaria pericia. Cantidad de teólogos que habían sido censurados  en décadas anteriores fueron llamados como consultores, peritos y otras funciones intelectuales.
Juan Pablo II es conocido en el mundo por su actividad peregrinante. Se presentó en alrededor de centenar y medio de países con una pericia extraordinaria en el manejo de los medios de comunicación, tanto por su calidad artística como por ideas de impacto. Pastoreo a la Iglesia por 27 años pasaditos, con una entrega a esta actividad, hasta el último aliento. Tenía la convicción de que debía morir como Papa en funciones, razón por la que nunca pensó en la renuncia, a pesar de sus debilidades. El próximo 27 de abril será canonizado, juntamente con Juan XXIII (IV/25/2014).