Areópago

Obispos pastores, vigías, guías

Ya es muy sabido que el próximo 29 de junio, fiesta de San Pedro y San Pablo, el Obispo de Torreón, Dn. José Guadalupe Galván G., cumplirá 50 años de ordenación sacerdotal. Para tal ocasión se prepara una Misa concelebrada en el estadio de futbol, con otra serie de eventos ya muy publicitados, como la actuación de la Camerata de Coahuila, banquetes antes y después del evento.

El diario Milenio ha tenido el acierto de publicar algunas páginas históricas de la Iglesia que peregrina en Torreón, dato que abona más la celebración festiva.     

Cruzamos por semanas en las que con frecuencia los laguneros hablamos del Obispo como personaje eclesial que convive con la región, no extraño, sino como el pastor de ésta casa eclesial que es la Diócesis.

La comunidad no se contenta con saber algo de su historia, sino que va más a fondo: qué es un Obispo, por qué la Iglesia lo ve como la persona sobre la que gira la vida espiritual y pastoral. ¿Qué es lo que dice? ¿Hay algo que debiera decir y ha callado? ¿Qué cercanía y confianza le damos sus diocesanos? Muchas interrogantes aparecen en torno al Obispo.     

El Papa Francisco habló con preocupación entrañable de los obispos, el 27 de febrero de 2014, en un discurso sencillo pero que impactó en círculos de la opinión pública internacional, y no se olvida las puntuales preocupaciones expresadas en ese entonces, en un discurso dirigido a los obispos encargados de hacer los nombramientos de los obispos.     

Entre otras preocupaciones, dijo: “los candidatos al episcopado sean pastores cercanos a la gente, “padres y hermanos, que sean mansos, pacientes y misericordiosos,; que amen la pobreza interior como libertad para el Señor, y también exterior como sencillez y austeridad de vida; que no tengan una “psicología de príncipes”;…que sean esposos de una Iglesia, sin estar en búsqueda constante de otra-esto se llama adulterio.

Que sean capaces de “guardar” el rebaño que les será confiado, o sea, tener solicitud por todo lo que lo mantiene unido, capaces de “velar” por el rebaño”.