Areópago

Con Francisco a mi lado

De pronto las parroquias de la Diócesis de Torreón se vieron enriquecidas con cientos y cientos de folletos intitulados “Con Francisco a mi lado”, que son una serie de quince folletos que tienen como finalidad  la promoción de valores.

La serie de folletos son aptos tanto para niños como para papás, con textos del Papa Francisco. La cantidad enorme de folletos ha estado apoyada por la publicidad que el diario MILENIO hace al proyecto.En buena hora tan abundante campaña.

Algunas parroquias se han servido de tales folletos para sus cursos de verano; otras están anunciando su donación para papás y alumnos de catequesis al iniciarse el próximo curso pastoral, que normalmente va de la última semana de julio hasta el fin de cursos escolares de año 2016. A lo que se sabe, se trata de una campaña abierta, que no se limita a círculos religiosos.

El folleto inicial da la lista de los valores que promueve: la alegría, el coraje, la sencillez, la esperanza, la autoestima, la solidaridad, el esfuerzo, la diversidad, la creatividad, la prudencia, la amistad, la dignidad, la generosidad, la familia y la paz.Actualmente se habla mucho de crisis de valores, de crisis de moralidad. Abundan las informaciones en los medios de comunicación sobre la corrupción en política, en economía, en la vida sexual, etc.

Pareciera que los medios de comunicación social ya no tienen otra materia más que la corrupción.

Pero se observa que los medios de comunicación hacen una selección de su información que tiene por finalidad no molestar intereses económicos o políticos, así tenemos el caso que se denuncia con virulencia el hecho de que las protestas sociales de los grupos las hacen en las calles, en las grandes plazas y se invita a  la gente a censurar tal tipo de descontento social, pero no se habla de que las autoridades pertinentes no estuvieron atentas a los reclamos desde antes de que llegaran a las calles, que esto no deja de ser una irresponsabilidad a no ser que queramos una sociedad silenciosa y de sometidos, contraria a la democracia que no se no cae de la boca.

Promover valores es promover el desarrollo de una sociedad sana. Toca esta tarea, tanto a la clase pudiente como a los pobres, que no deben tomar la pobreza como un pretexto para aceptar la corrupción de los poderos. En parte la democracia se atrasa por las dádivas a los pobres, sobre todo algunos partidos políticos que suelen comprar los votos de los pobre y de los oportunistas.