Areópago

Educación ciudadana frente a la opinión pública

Los peritos en comunicación social le llaman opinión pública o mesa redonda de la sociedad, al cumulo de opiniones que el pueblo tiene sobre asuntos que interesan al bien común. Opinión pública no es lo que se expresa en los medios mediante inserciones pagadas, por muy consensuadas que estén.

La opinión pública goza de la diversidad de opiniones sobre un asunto opinable. Una fórmula química o matemática corresponde a las ciencias exactas y lo que nos toca es reconocer cómo se llega a tales fórmulas o como son.

Solamente entran en lo opinable cuando una fórmula de esas materias entra a mesas redondas de peritos o científicos para saber qué aportan al bien común o al bien de la humanidad, y con otras ciencias, descubrir si hay posibilidades para uso del bien común.Pero en la experiencia humana hay una cantidad de opiniones que están dentro de lo discutible y de lo que podemos seleccionar para el bien común, según la luz que tiene cada persona que abre la boca en una mesa de debate.

A los mexicanos nos ha tocado saber que recapturaron al conocido “Chapo” y se tomaron libertad de cantar el himno como expresión de gusto.  

Mucha gente, en redes sociales no le dio tanta importancia, ya que el peso mexicano se nos devalúa cada día más, el precio del petróleo, lo mismo, los salarios no mejoran, de los maestros sólo nos informan la represión que les propinan, la corrupción sigue como trofeo nacional en quienes tiene ventaja de ella.

Y mientras se estaba en un festín nacional, sorpresivamente se difunde la noticia de que tomaron preso, al bajar de un avión en puerto Barajas de Madrid a Humberto Moreira, quien fuera gobernador de Coahuila y presidente nacional del PRI, quién se vio forzado a renunciar al puesto en plena campaña electoral y ahora se le acusa de graves delitos, nada extraño para lo que el pueblo maneja en sus conversaciones.

La euforia por la captura del Chapo disminuyó, oficialmente el gobierno no dijo nada que coincidiera con la voz de miles y miles de mexicanos, se suprimieron reuniones de corte nacional, oficialmente no se cantó el himno y lo más que se ha escuchado es que se confía en la justicia de la Audiencia Nacional de España, que equivale solamente a no quedarse callado ante la pregunta de los muchachos de la prensa.

Lo que el pueblo espera es que la aplicación de la ley coincida con la justicia, como un elemento que ayude a la educación ciudadana. Sea.