Areópago

Caín, ¿Dónde está tu hermano?

El Papa Francisco envió un mensaje para celebrar la XLVII Jornada Mundial de la Paz, del primero de enero de 2014, con el tema: “La fraternidad, fundamento y camino para la paz”. En la Diócesis de Torreón se realizó un estudio especial, el pasado 18 de diciembre, en la casa del Obispo loal, Dr. Dn. José Guadalupe Galván Galindo, con los presbíteros de 25 años de ordenación en adelante. En la Parroquia de Cristo Redentor del Hombre, se realizó el “acto diocesano por la paz”, el mismo día primero de Enero.
En este primer mensaje del Papa Francisco, habla de “las nuevas ideologías, caracterizadas por un difuso individualismo, egocentrismo y consumismo materialista, (que) debilitan los lazos sociales, fomentando una mentalidad de “descarte”, que lleva al desprecio y al abandono de los más débiles, de cuantos son considerados  “inútiles”. Así la convivencia humana se parece cada vez más a un mero do ut des –te doy para que me des- pragmático y egoísta”(Núm. 1).
El Papa hace su propuesta para la paz desde las más serias preocupaciones por la fraternidad, tomando como ejemplo el caso bíblico de Caín y Abel, diciendo: “Hemos de preguntarnos por los motivos profundos que han llevado a Caín a dejar de lado el vínculo de fraternidad y, junto con el, el vínculo de reciprocidad y de comunión que lo unía a su hermano Abel. Dios mismo denuncia y recriminan a Caín su connivencia con el mal: “El pecado acecha a la puerta”(Gn. 4, 7). No obstante, Caín no lucha contra el mal y decide igualmente alzar la mano “contra su hermano Abel”(Gn. 4, 8), rechazando el proyecto de Dios. Frustra así su vocación originaria de ser hijo de Dios y de vivir la fraternidad”(Núm. 2).
Hablando de la economía, el Papa advierte: “El hecho de que las crisis económica se sucedan una detrás de otra debería llevarnos a las oportunas revisiones de los modelos de desarrollo económico y a un cambio de los estilos de vida”. Esto, tan cierto, no está en las preocupaciones actuales de los economistas que ocupan puestos públicos, como lo constatamos, por vía de ejemplo, con el aumento del salario mínimo del 3.09 %, que suena a pura vacilada, mientras que los funcionarios de altos niveles fácil se ganan arriba de los cien mil pesos mensuales.
El mensaje de paz da para hondas reflexiones en nuestra realidad cotidiana. Las Cámaras de Diputados y Senadores han aprobado unas llamadas “reformas estructurales”,  que son el anuncio, a corto y mediano plazo, de una devastación de la economía familiar. Pero el gobierno federal, con sus pocas excepciones, ha legislado, sobre todo en materia petrolera, para una mesa bien dispuesta para las empresas trasnacionales.


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx