Areópago

“Alabado seas, mi Señor”

Por los días que actualmente vivimos los laguneros, pasan dos motivos de gozo. Uno se proporciona por el Obispo de Torreón, Dn. José Guadalupe Galván Galindo quien, cumplirá cincuenta años de sacerdote el próximo 29 de junio;  el otro lo proporciona el  Obispo de Roma, el Papa Francisco, que acaba de publicar una Carta Encíclica, llamada “Alabado seas, mi Señor”  cuyo contenido se anuncia como una defensa del medio ambiente.

Se inspira en la oración de San Francisco de Asís: “Alabado seas, mi Señor” que es un canto de gratitud a la obra de la creación. San Francisco de Asis fue declarado por el Papa Pablo II, como patrón de los ecologistas.Dn. José Guadalupe Galván Galindo viene en su peregrinar de creyente, del Arzobispado de Monterrey. Nacido en la antigua ciudad de Cadereyta.

Fue alumno del Seminario diocesano del Arzobispado de Monterrey. Curso estudios en el desaparecido Seminario de Montezuma, Nuevo México, donde muchas diócesis de México preparaban a los futuros sacerdotes.  

Presbítero diocesano para el Arzobispado de Monterrey donde se significó por una gran capacidad de coordinación para hacer obras materiales notables, entre las que lucen como la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, en esa ciudad.Fue elegido y ordenado Obispo, por el Cardenal Adolfo Suárez.

Arzobispo y destinado para la diócesis de Ciudad Valles, S.L.P., que gobernó por seis años, de ahí pasó a la Diócesis de Torreón, para suceder a Dn. Luis Morales Reyes, quién fuera nombrado Arzobispo de San Luis Potosí. Monseñor Francisco Castillo, nombrado Administrador Diocesano por el Colegio de Consultores, se hizo cargo e la Diócesis mientras llegaba el nuevo Obispo.

Dn José Guadalupe Galván tomó posesión de la Diócesis de Torreón, el 14 de diciembre del año 2000,  En cuanto llegó, se puso en la mira al Seminario Diocesano, ordenando la creación del Seminario Mayor, con Filosofía y Teología y el año pasado la ampliación a grados académicos de filosofía y teología, con el carácter de licenciaturas admitidas por la SEP.

En cuestión pastoral, le dio continuidad al Plan Diocaesano de Pastoral, que ya venía desde 1988, año en el que se elaboró al primer plan. Ahora ya se va en la cuarta etapa de dicho plan.

La cumbre de la celebración de los cincuenta años sacerdotales será una misa concelebrada en el estado de  fut bol Santos Laguna, cuyos escenarios bien conoce el Obispo de Torreón ya que también suele ir a loa encuentros deportivos que ahí se realizan. Se añade, que el mismo Obispo influyó para que el Nuncio lo bendijera.

¡Por tantas obras, Dios le bendiga.