Balurdo

El teatro; del calvario a la redención

Recién regreso de las vacaciones de Semana Santa y todavía tengo en mente las representaciones escénicas realizadas con motivo de la pasada Semana Santa y  la de Pascua.  Cabe mencionar que estuve en la ciudad de Sayula, Jalisco y  tuve en suerte presenciar,  en el atrio de una antigua misión franciscana,  una representación de la captura de Cristo y de su enjuiciamiento por parte de Poncio Pilatos. 

Las  representaciones surgidas del fervor de la grey católica en su sentido pragmático  tiene por objetivo el conmemorar la crucifixión y reforzar  los vínculos entre la religión y sus adeptos. En su inició este tipo de representaciones tenían el objetivo de educar y era un instrumento al servicio de la conquista. La llamada conquista espiritual tuvo en el teatro su máximo aliado y es a través del teatro que se busca constituir una nueva identidad religiosa en la población indígena y también sirvió para  evitar que los cristianos nuevos retornaran a sus antiguas creencias. Esto  y el férreo control de los encomenderos como el propio Alonso de Ávalos.  Ahora bien, siendo Sayula la ciudad donde reside la capital de la provincia de Ávalos resultó  interesante observar cómo se representa hoy en día los llamados viacrucis y como pervive esta tradición de teatro popular y de parroquia.  Representaciones  que constituyen en sí un producto cultural de la región. Una región donde se entremezcla lo indígena con lo español,  lo árabe y lo africano en un sincretismo que vale la pena presenciar.  Dentro del terreno del teatro según lo atestigua Don Federico Munguía Cárdenas  en su libro Provincia de Ávalos. Un texto editado  por la Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco. Libro en donde, el fundador del capítulo  Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística, Federico Munguía,  escribe que ha habido esfuerzos por difundir y promover el teatro y menciona los nombres de  José francisco Espinoza Cárdenas, de Luz Elena Cueto Hope, y de la señora Jesusita Anaya Curiel. Destacándose también a Salvador Mares Ibarra y Ocelio Cajita Ceballos quien encabeza a los “amigos del teatro” en Sayula.  Honor a quien honor merece.

Y junto con pegado. En cuanto a los dramaturgos, de peso, de la región Sur del Estado de Jalisco, encontramos la figura de Hugo  Salcedo Larios.  Quién es uno de los pilares del teatro nacional, y el dramaturgo  más reconocido en el exterior. Hugo Salcedo quien nace en la ciudad de Zapotlán el Grande, también conocida como  Ciudad Guzmán, es el primer latinoamericano en recibir el premio Tirso de Molina en España, en la década de los ochentas, y desde ese tiempo ha sido reconocido en muchos países como el principal dramaturgo del México del siglo XXI. Menos en su tierra, en el Jalisco exportador de mano de obra. Situación que no es de extrañar en esta tierra de amnesias crónicas. En donde se sobrevalora lo de allende las fronteras y no se ve por lo propio.  Tal es el clamor que toma la voz de Hugo Salcedo para marcar el desprecio y la omisión por el trabajo de los creadores escénicos mexicanos. A lo cual Salcedo hace alusión en una entrevista realizada con motivo del estreno de su obra We Woman (nosotras que nos queremos tanto). En Boston, Massachusetts.

En la entrevista realizada por el medio tijuaneando.com se cita que Hugo Salcedo hace declaraciones en el sentido en que el INBA ningunea a los creadores teatrales. Y tiene razón ¿Pero solamente el Instituto Nacional de Bellas Artes? Por lo  pronto feliz retorno de las vacaciones de Semana Santa y Pascua.