Balurdo

De pastorelas y Reyes Magos

Dentro de  la tradición escénica mexicana  

se cuenta la pastorela.

 Un género surgido  desde la necesidad misma de las esferas del poder monacal y el clero gobernante.   La pastorela que tuvo una implicación táctica en la colonia,  junto a los actos sacramentales y los mitotes se constituyen en una forma propagandística. Visualizada por los conquistadores. La llamada conquista espiritual fue impulsada por el teatro. Constituyéndose con el tiempo las representaciones pastoriles en las pastorelas.

Cómo buen elemento culturizador, en su momento, la pastorela fue concebida desde los impulsores de la misma y se clasificó en tres diferentes  tipos dependiendo de la orden religiosa que la amparaba y el  interés moral e  ideológico de la orden.

La primera de ellas la benedictina que buscaba establecer el concepto de las 7 virtudes teologales.  Con una construcción moral rígida. Esta se identifica porque los pastores  vencen a los pecados de la carne principalmente. La segunda pastorela en desarrollarse en el país mexicano es  la pastorela franciscana. Esta promueve  la humildad y el servicio. Pero la más visionaria de las pastorelas  es la conocida como pastorela jesuita.  Misma que  planteaba que el desarrollo   de las habilidades lingüísticas debería ser la base de la culturización necesaria para el proceso de cristianización de los grupos étnicos del país. 

Dichas pastorelas son aquellas en que el bien se enfrenta al mal,  mediante un juego de albures,  en ellas vence el que mejor hace el juego del manejo de la lengua. Este modelo de pastorela es el más  representado en la actualidad. Habiendo a su vez otras propuestas como las antipastorelas, que exploran los temas de las pastorelas tradicionales, anteponiendo en el espectáculo tópicos diferentes a los anteriormente mencionados.

La mayoría de las pastorelas se construyen con los personajes básicos de las pastorelas tradicionales, bato, guila, pastores, diablos, ermitaño, ángeles, demonios, y la llamada sagrada familia.

Este tipo de espectáculos fueron en el ayer  era una forma de penetración cultural de la cultura hispánica  dirigida hacia lo  grupos étnicos  sometidos, hoy son formas populares de expresión en el que participan tanto autores de prestigio y de tablas, así como gente de las parroquias, o estudiantes de diferentes niveles.

En esta época navideña los jóvenes, adolescentes y adultos encuentran una oportunidad para subir al escenario a practicar el teatro a través de pastorelas o adaptaciones de cuentos navideños o de otro tipo.  Tres buenos ejemplos que se dieron en diciembre que recién terminó fueron la pastorela de los alumnos del taller de Teatro de la Escuela Secundaria Mixta 40 del municipio de Tlaquepaque, bajo la dirección de la profesora y actriz Hilda González Ávila, otro fue el trabajo presentado por la maestra Gabriela Torres Anaya quién en compañía de sus alumnos de primaria representó un  cuento. Otro trabajo destacado trabajo navideño fue el de los alumnos del Plantel 1, Basilio Vadillo del COBAEJ. A todos ellos agradezco su invitación a observar sus representaciones escénicas. Veremos que nos traen los Reyes Magos al concluir el puente Guadalupe - Reyes.

A los lectores de Balurdo. Tarde pero sin sueño, les deseo un buen año 2014, que sin duda estará lleno de representaciones escénicas.  

www.jesuscruzflores.com