Balurdo

Entre las balas. Hugo Salcedo en Inglaterra

En alguna ocasión en una charla de café una amiga me decía que estaba por irse a Perpignan, Francia a estudiar teatro. Cuando me mencionó el nombre de uno de los que serían sus profesores me di cuenta que se trataba de un colega de Hugo Salcedo que solía pasar estancia de 6 meses en México para continuar su preparación con él y con otros mexicanos claves de la escena nacional. Al momento no pude evitar preguntarle ¿Cuál era su interés de ir a estudiar teatro a Francia? El hecho a mi entender era que ella había caído en el asunto del criollo que idolatraba lo que no era de su país. Si su deseo era el prepararse, con irse a estudiar a la Ciudad de México o a la Baja California era suficiente.

Claro  que mi conocida me ofreció un montón de argumentos defendiendo su postura y al final tomó el avión.  Considero que tal vez, habría que radicar un tiempo en Europa para valorar desde allá la importancia del teatro mexicano y su exponentes, las técnicas y visiones estéticas que algunos extranjeros han derivado al observar el fenómeno escénico mexicano y los modelos culturales que tenemos a lo largo del territorio.

El francés con el que la estimada integrante de la comunidad teatral jalisciense iba a estudiar un curso en Perpignan, alguna vez me comentó en un encuentro de teatro del norte realizado en Tepic, Nayarit, que Hugo Salcedo era uno de los personajes que nutrían sus conocimientos que luego él replicaba en Francia.

De ese tamaño es la influencia  y la importancia de Salcedo en las artes escénicas internacionales lo cual es motivo de orgullo para quienes participamos desde las diferentes trincheras del teatro en el desarrollo y revisión del teatro mexicano y específico del jalisciense. Hugo Salcedo, originario de Ciudad Guzmán, quien reside en Baja California, es el principal dramaturgo mexicano  de finales del siglo XX  y de este siglo XXI. Por ello es importante mencionar que el pasado  5 de febrero de 2014  en el  White Bear Theatre, de Kennington, en Inglaterra, se realizó una lectura de su obra  teatral titulada  Música de Balas.  

Una obra que refleja al ritmo de la metralla la realidad mexicana en que estamos inmersos: Imágenes cruzadas como alegoría de un fuego abierto es lo que sin duda percibió el público Inglés. 

Sobre el texto dramático, éste tiene una construcción nada tradicional ni encasillable  en la poética aristotélica. Su construcción, de simple lectura pareciera  ser un cuadro cubista por la composición tipo collage; en ella el dramaturgo va insertando situaciones  plenas de violencia, mostrando a la manera de viejos ordenadores, el número de muertos que van en crescendo. Manejado, tal vez dentro de una estética de la virtualidad, Hugo Salcedo va desplegando imágenes que van saturando los fondos y trasfondos de los telones, y concluye esta obra en una composición visual con palabras  que se sobreponen: Muerte, violencia y una infinidad de sinónimos y representaciones de las mismas. Un texto que vale la pena leer con un buen café y con el tiempo presto para la exploración de cada uno de sus cuadros.

Para gusto de los lectores interesados en este tipo de obras, Música de balas puede encontrarse en el número 148 de la colección Molino de Viento de la editorial de la Universidad Autónoma Metropolitana. Un texto que dicho sea de paso tuvo en su haber el premio de Dramaturgia Nacional 2011, premio convocado por dicha institución, la Universidad de Guadalajara y el Gobierno de la Ciudad de México.

www.jesuscruzflores.com