Balurdo

Hugo Salcedo, el campeonísimo de Jalisco.

Inicio la columna, con el presente encabezado,  un poco por estar en el sensiblero patriotismo de “la jugada” futbolística  de estas fechas. También aprovecho para  remarcar que no escribo sobre el jugador de fútbol.  Que para muchas de nuestras autoridades  del estado de Jalisco, y de México, será más conocido y reconocido. Hablo en esta columna del  dramaturgo más consolidado del estado de Jalisco. El hijo pródigo de Ciudad Guzmán Hugo Salcedo Larios.

El ciudadano que sigue dándole renombre al país mexicano; sin que éste le reconozca. Por no estar en la cercanía con lo mediático y lo políticamente conveniente. Hugo Salcedo Larios tendrá el próximo 4 de julio 2014 un reconocimiento más; en este caso, por la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD) de Madrid. Misma que en el Encuentro Internacional de Teatro Documento ha puesto a la obra El viaje de los Cantores como la representación escénica que cerrará  las actividades del evento convocado por RESAD.

En el evento se destaca además, de la puesta en escena de Salcedo, la conferencia Persistencia y ausencia de la memoria en la nueva dramaturgia mexicana misma que será ofrecida por el historiador  Jesús Ramírez Ferreira. 

Cabe mencionar que el interés de RESAD por generar el encuentro tuvo como punto de gestación la puesta en escena Música de Balas de Hugo Salcedo. Misma que contó con la dirección de Raúl Rodríguez. Lo que motivo a académicos y alumnado de la institución española a generar un evento que incluyera a dramaturgos, profesores de teatro e historiadores.  Eligiéndose  para el cierre del encuentro internacional la obra de Salcedo El viaje de los cantores. Una obra emblemática de la dramaturgia nacional y latinoamericana que obtuvo el premio Tirso de Molina en 1989 y que ha dado la vuelta al mundo proyectando a su autor quién,en sus obras, mantiene una constante crítica social. Un dramaturgo de textos ágiles, pero no fáciles.

Ya que Hugo Salcedo no le apuesta a la comedia simple, sino a un teatro comprometido en lo social, mismo que se reconoce, allende las fronteras, pero que en lo interior  no ha tenido el impulso merecido, por lo que respecta a nuestras autoridades de cultura, mismas que pese a todas las evidencias generadas en torno a Salcedo no han tomado la iniciativa de reconocer su valía; mientras tanto los homenajes, los montajes y las traducciones de sus obras en varios idiomas y en diversos continúan.

Hugo Salcedo sigue   dando lustre a Jalisco y a su adoptiva Baja California Norte siendo ignorado por los propios y reconocido por los ajenos.

 

www.jesuscruzflores.com