Panóptico

Trump, mentiroso; Hillary, ¿ignorante?

Las redes sociales de los mexicanos en ambos lados de la frontera hierven de indignación contra el resultado de la elección de Donald Trump como el próximo presidente de los Estados Unidos.

Todos comparten el sentimiento de la tragedia que ven venir: intolerancia contra las minorías, deportaciones masivas, un muro de tres mil kilómetros en la frontera y la cancelación del Tratado de Libre Comercio, con repercusiones incalculables en la economía.

Las marchas en las principales ciudades de Estados Unidos para protestar contra el triunfo de Donald Trump reflejan un malestar social de un segmento del pueblo norteamericano que se antoja tardío.

El hoy presidente electo logró llevar a sus seguidores a un estado de frenesí suficiente para sacarlos a votar el martes, mientras los demócratas se echaron en la hamaca, confiados en la apariencia de que todo estaba bajo control, ese sentimiento que transmitía en los debates el rostro impasible y sonriente de Hillary Clinton.

Además de la ex candidata demócrata, también hay otros grandes derrotados: los medios de Estados Unidos y las encuestadoras que no fueron capaces de anticipar el demoledor resultado.

Peor aún, ni siquiera se dieron cuenta de las mentiras históricas que expresó Donald Trump en su campaña.

Hay una en particular que debió atajar Hillary Clinton en el primer debate y de paso exhibir a su adversario como ignorante de la historia reciente de su país.

Lo peor fue que Trump la repitió hasta el cansancio en su campaña y nadie lo señaló: que el esposo de Hillary, Bill Clinton, firmó el Tratado de Libre Comercio con México y Canadá.

Para ser precisos, el TLC lo firmaron el republicano George Bush y sus homólogos mexicano y canadiense: Carlos Salinas y Brian Mulroney el 17 de diciembre de 1992, apenas cinco días después de que Bill Clinton entregara la gubernatura de Arkansas, ya como presidente electo de los Estados Unidos.

Hasta hoy, nadie se ha dado cuenta de una de las mentiras con que Trump engañó a millones para ganar, o al menos nadie lo ha desmentido.

javier.sepulveda@milenio.com