Panóptico

Diputados, vendedores de ciudadanos

La semana legislativa que hemos vivido debería enfurecer a quienes votaron por los diputados que hoy negocian su voto con condiciones impuestas por sus partidos políticos.

Tras el sainete del miércoles, se nota más la fractura entre el PRI y el PAN, que al inicio de la Legislatura eran aliados para tratar de enfrentar una variable nunca vista: un Poder Ejecutivo con un gobernador independiente.

La alianza se acabó y ayer cada uno de los vetustos partidos formó nuevos bloques con diferentes objetivos, pero sin dar explicaciones congruentes sobre los fines que persiguen.

En torno a la fracción del PRI se sumaron el Panal, el Verde, el Partido del Trabajo y hasta los independientes para tratar de aprobar, en un nuevo periodo extraordinario, la petición de reestructuración de la deuda hecha por el gobernador Jaime Rodríguez.

Del otro lado, los diputados del PAN, a los que se sumaron los de Movimiento Ciudadano, fueron al Palacio de Gobierno para exigir al Ejecutivo acciones penales en contra de Natividad González Parás, Rodrigo Medina y Margarita Arellanes.

Detrás de cada posicionamiento hay un mar de fondo que podría ser visto como una subasta de votos para que el Ejecutivo pueda sacar adelante sus peticiones en el Congreso del Estado.

Llama a sospecha la diligencia con que el PRI pretende aprobar la reestructuración de los pasivos que solicitan desde el Palacio de Gobierno mientras el PAN le pide al gobernador que inicie procesos penales en contra de dos ex gobernadores priistas y una alcaldesa panista a cambio de aprobar nueva deuda.

Al final, las dos posiciones, opacas o transparentes, no dejan de ser vergonzosas, porque los diputados que según la Constitución representan al pueblo, sólo se protegen a sí mismos y a sus partidos.

En el fondo, los diputados no negocian su voto legislativo, más bien venden los votos que recibieron de miles de ciudadanos que creyeron en ellos para tener un Nuevo León mejor.

Por eso siguen tan devaluados.

javier.sepulveda@milenio.com