Panóptico

El "factor Bronco": ¿Elección para tres?

En Nuevo León se vive una sucesión atípica. A un gobernador priista, con Presidente de la República también priista, se le permitió operar la designación de una candidatura fuerte en las encuestas.

Pese a ello, el ungimiento de Ivonne Álvarez como precandidata única del PRI no convenció a los empresarios, aun cuando las mediciones en población abierta la ubican como la priista más viable para conquistar el voto de grandes segmentos de electores.

Y si bien todo apunta a que Margarita Arellanes será la candidata del PAN, salvo un golpe de timón de las cúpulas panistas que la apoyan, tampoco tiene las simpatías del sector privado, pese a su gran popularidad. Doble rechazo a la causa de las mujeres, pensarán muchas y muchos.

Y entre los precandidatos independientes, así, con cursivas, porque ya fueron gobernantes tanto Fernando Elizondo como Jaime Rodríguez, sólo El Bronco ha demostrado tener una estructura seria, construida desde que salió de la alcaldía de García en 2012 mediante una campaña combinada de tierra, de a caballo y de redes sociales.

Lo más interesante es que en las últimas semanas una parte importante de quienes esperaban candidatos varones en el PRI y el PAN, o por lo menos en el tricolor, cuestionan si Nuevo León está preparado para ser gobernado por una mujer.

Habrá que preguntarse si, en el fondo, no se trata de una especie de ansiedad machista proyectada hacia el imaginario colectivo.

La coyuntura ha sido aprovechada muy bien porque, pese a no tener la plataforma de lanzamiento que representan los partidos políticos, los precandidatos independientes han compensado la carencia apalancando su promoción personal en las simpatías con el sector privado, más resentido que nunca con las dos principales fuerzas políticas del estado.

Claro que El Bronco, mote que engloba el prototipo del macho norteño bravo y que no se raja, asegura que no necesita de guajes para nadar.

En suma, el proceso electoral que se avecina se jugará, por primera vez en la historia de Nuevo León, ya no entre dos, sino entre tres contendientes de cuidado.

Pese a todo, El Bronco entrará en la carrera sin el mejor caballo: un partido político que lo respalde y le allegue más recursos…

javier.sepulveda@milenio.com