Panóptico

Más ecovías, menos automóviles

Quienes en su momento convencieron al gobernador Rodrigo Medina de implementar el Par Vial Constitución-Morones Prieto, plantearon también una Ecovía o Bus Rapid Transit (BRT por sus siglas en inglés) sobre ese mismo corredor vial que en horas pico sigue saturado.

Se supone que el concepto está preparado para permitir el recorrido de ese medio de transporte que podría descongestionar y aliviar la circulación en las avenidas de la ciudad si ya hubiera varias Ecovías operando de manera simultánea.

Los expertos ya se fueron de la oficina de Fernando Gutiérrez Moreno, el secretario de Desarrollo Sustentable que se persigue hasta de su sombra, aunque sus verdaderos persecutores han sido los retrasos en las fechas de entrega de la Ecovía.

El punto de fondo es que la ciudad ya no admite más retrasos en la ejecución de proyectos de transporte público que bajen a la gente del automóvil que asfixia atmósfera y avenidas o de lo contrario no habrá soluciones posibles para la zona sur y el par vial Constitución-Morones Prieto.

Ya existen planos y trazos para esas Ecovías, pero la alcaldesa Margarita Arellanes insiste en una segunda opción vial para descongestionar la entrada a Monterrey por la carretera Nacional y Eugenio Garza Sada.

Mientras no exista la voluntad política amparada en una visión urbanística con verdaderos fundamentos técnicos que pongan en primer plano el transporte público y las ciclovías, no habrá avenida que alcance, por larga y ancha que sea, para descongestionar de automóviles las principales avenidas.

Si no creemos en el transporte público como la verdadera opción para tener una ciudad sustentable en materia de vialidad, los problemas no se resolverán con nuevos puentes y complejos viales.

Más Metro, más ecovías, mejores camiones urbanos, taxis seguros y ciclovías bien delimitadas como en la Ciudad de México, no los remedos con rayado blanco que intenta habilitar Ugo Ruiz en San Pedro, son la fórmula para mejorar la eficiencia de las avenidas.

Seguir alimentando la idea de que tener automóvil en la cochera es sinónimo de estatus y progreso en la escala social debe ser superada.

Y es tarea de los gobiernos lograrlo, aunque a veces no saben promover ni bondades de las obras que ya están hechas...

javier.sepulveda@milenio.com