Panóptico

'El Bronco' y Obama (en un sueño…)

En Semana Santa, los periódicos del mundo tuvieron buenas portadas con las visitas de Barack Obama a Cuba y Argentina.

En Cuba prometió acabar con el embargo económico de casi seis décadas, además de reunirse con los líderes disidentes de La Habana y llamar a una reconciliación entre los hijos en el exilio, que viven en Miami, con los hijos de la Revolución.

En Argentina la visita se enmarcó en el 40 aniversario de la dictadura que ensombreció a la tierra del tango, en donde dejó miles de desaparecidos y de bebés robados por los militares a las presas políticas.

"Nunca más a las dictaduras", dijo Obama en Argentina, en una especie de mea culpa o lavatorio de pies a los ofendidos en el Jueves Santo, ante los apoyos que el gobierno de los Estados Unidos dio en su momento a los dictadores de toda Latinoamérica, desde Guatemala hasta el cono sur.

Soñamos que Obama visitaba México en ese mismo plan de renovación, por ser el país más corrupto de Latinoamérica, de acuerdo a Transparencia Internacional.

Una visita de Obama a México que incluía, como en Cuba, reuniones con los principales líderes opositores, así como de las ONG que luchan contra la corrupción, la falta de transparencia y para que los gobernantes explicaran la creciente pobreza en un país que ya se siente parte de las grandes ligas de la economía global.

Nos despertamos preguntando, ¿qué pasaría si Barack Obama o algún otro presidente extranjero pidiera reunirse con las voces opositoras mexicanas, como el gobernador Jaime Rodríguez El Bronco y el petista Gerardo Fernández Noroña?

Júrenlo que hasta Andrés Manuel López Obrador acusaría de intervencionista y pernicioso al osado solicitante del encuentro.

Buen sueño, porque despertar en Monterrey en Viernes Santo y leer las mismas noticias recicladas: que traeremos agua del Pánuco y que atraparon a unos ladrones de residencias en San Pedro, nos regresa a la monótona realidad.

Sólo por hoy, hubiéramos despertado mejor en La Habana.


javier.sepulveda@milenio.com