Panóptico

Precampañas: "Días del futuro pasado"

Para el secretario general de Gobierno, Rodrigo Medina de la Cruz, el debate sobre la percepción generalizada de un incremento en los niveles de inseguridad, “no es blanco ni negro”, y no puede llevarse a los extremos y pidió reconocer que algunos delitos van a la baja

En efecto, no hay un error en el párrafo anterior. Era lo que decía, en una declaración ante los medios de comunicación, quien en ese tiempo ocupaba el puesto que hoy ejerce Álvaro Ibarra, cuando faltaban 219 días para la elección del 2 de julio de 2009. Era el 28 de noviembre 2008.

Hoy, 31 de octubre de 2014, faltan también 219 días para la elección del 7 de junio de 2015 y estamos retomando lo que ocurrió hace seis años, unos meses antes de las elecciones en las que Rodrigo Medina, siendo un precandidato débil, que vino de atrás, con escaso nivel de conocimiento, joven y sin mancha en el servicio público, logró remontar al gigante de ese momento en las encuestas: el panista Fernando Elizondo.

Bajo el principio de que debemos conocer el pasado para entender mejor el presente, MILENIO Monterrey le entregará, día con día, la nota política más destacada de hace seis años.

Consideramos importante que los lectores, muchos de ellos potenciales electores en los comicios del año próximo, revisen lo que ocurría en vísperas de las definiciones de los candidatos del PRI y del PAN a la gubernatura.

El ojo auditor de César Cubero es el encargado de seleccionar las entregas diarias para el Tome Nota 2015, una efeméride política que ya se puede encontrar a diario en la apertura de Metrópoli, en la parte superior de la página 8.

Muchos de quienes votarán y definirán el proceso electoral del año próximo lo harán por primera vez y tienen hoy entre 17 y 20 años, pero hace seis, estaban en el rango de edades de entre 11 y 14 años.

Para esa generación será no sólo novedoso e interesante enterarse de lo que ocurría en aquel momento político, sino tal vez también importante para tomar decisiones.

Para el resto será divertido y hasta un tanto morboso recordar declaraciones como la de Rodrigo Medina citada al inicio.

¿Imaginaría el entonces secretario, primero que sería gobernador y que luego, dos años después, enfrentaría y superaría la época más violenta en la historia de Nuevo León?

javier.sepulveda@milenio.com