Panóptico

Obras peligrosas… para las elecciones

Luego de las fiestas decembrinas llegó el 2015 y con él la vuelta a la realidad para ciudadanos y gobierno en cuanto a finanzas se refiere.

Para mucha gente vienen las filas en las casas de empeño. Para el gobierno llega la cruda presupuestal de enero y febrero, ante el indeseable retardo en la liberación del presupuesto federal.

Estado y municipios hacen malabares para completar el gasto corriente, debido a que las participaciones federales no llegan, cual debería ser, desde hoy 1 de enero.

Para el caso de Nuevo León, uno de los estados que tendrá elecciones, el retardo suele convertirse en una pesadilla, debido a que las obras en ejecución se atrasan, para disgusto de los ciudadanos.

El voto de castigo es un reflejo de este enojo y como ejemplo está el proceso electoral de 2003, cuando el PAN esperaba retener la gubernatura, pero hubo un súbito paro de las múltiples obras de drenaje pluvial profundo, ante la falta de dinero para concluirlas.

La decisión del gobernador sustituto Fernando Elizondo fue una tragedia electoral para el PAN y su candidato a la gubernatura, Mauricio Fernández, porque prolongó el entorpecimiento de las vialidades con desviaciones, zanjas y hasta personas ahogadas en las enormes horadaciones convertidas en lagunas mortales en la época de lluvias previa a las votaciones.

En este momento hay obras en ejecución por parte del estado, pero también de varios municipios. En el caso de las obras estatales, la de la Línea 3 del Metro es la que más problemas genera, porque mantiene obstruida una avenida tan importante como Félix U. Gómez.

En Monterrey, el paso vial deprimido en Alfonso Reyes y Garza Sada no tiene para cuándo, y el de Leones y Sevilla fue inaugurado sin estar terminado.

En el caso de San Nicolás, la zona oriente está al punto del colapso en las horas pico debido a las obras del paso vial en la convergencia de Churubusco, Los Ángeles y Rómulo Garza.

En Apodaca, el cruce de Carlos Salinas y Concordia es un desastre, igual que en Isidoro Sepúlveda y Carlos Salinas, con la construcción de pasos viales.

Si terminan las obras antes de las elecciones pueden tener un buen motivo para cosechar votos, pero si no es así, el ciudadano tendrá una buena razón para ejercer el voto de castigo. Pronto lo sabremos…

javier.sepulveda@milenio.com