Panóptico

Gasolina, el doble atraco

Hace tres o cuatro años era común que la Procuraduría Federal del Consumidor liberara los listados de las gasolineras que daban litros de menos al despachar combustible.

Incluso, en muchas ocasiones invitaban a los medios de comunicación a la realización de las inspecciones, para que certificaran y difundieran sin cortapisa lo encontrado en las auditorías a los expendios de gasolina y diesel.

Esta semana a muchos lectores les causó sorpresa la información encontrada por la periodista Syndy García. En su primera nota de tres, publicada el lunes, se leía que el 32.46 por ciento de las gasolineras de Nuevo León presenta algún tipo de irregularidad. En números reales, se trata de 199 de 600 negocios.

Para el común de la gente, esto no es otra cosa que el robo de gasolina al despachar litros incompletos en los tanques de los automóviles.

Lo lastimoso es que, a diferencia de otros años, esta vez los datos no se obtuvieron tras un operativo de inspección de bombas o en una entrevista con el delegado de la Profeco, Jorge Salazar, sino mediante una solicitud de transparencia.

Curiosamente también, a través de la Dirección General de Verificación de Combustibles que encabeza Jesús Ramón Camacho Domínguez, la Profeco se negó a informar cuáles negocios son los que dan litros de menos a sus clientes.

“En virtud de que la información está clasificada como reservada, por tratarse de procedimientos administrativos, seguidos en forma de juicio, que a la fecha no han causado estado, lo anterior con fundamento en el artículo 14 fracción IV de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental”, respondió el funcionario en el oficio SPJ/DGJC/0343/2014 de la Procuraduría Federal del Consumidor.

O sea, se trata de juicios inconclusos, lo que obliga a la dependencia a guardar silencio sobre los causantes de un daño a la economía de los ciudadanos.

Ahora sí que, con el gasolinazo y el robo de combustible, los ciudadanos estamos expuestos a un doble atraco, mientras en la Profeco andan preocupados por el sospechoso incremento al precio del limón.

A los ciudadanos les resulta más sospechosa la ausencia de operativos de verificación en las gasolineras…

javier.sepulveda@milenio.com