Panóptico

Medinistas 'estrenan' justicia

El Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio del que Nuevo León ha sido punta de lanza en todo el país, dio ayer un gran paso en materia de anticorrupción al ser vinculado a proceso el primer acusado de ejercicio indebido de funciones.

Se trata de la carpeta judicial en la que se imputa a Víctor Ramón Martínez Trujillo de daños al erario por simulación de obra pública y por otorgar contratos de manera indebida.

El imputado deberá acudir a firmar al juzgado cada 20 días, para garantizar su permanencia en Nuevo León mientras dure el proceso.

En la cobertura periodística de la comparecencia del imputado estuvo presente el periodista César Cubero, quien regresó a la redacción gratamente sorprendido de la velocidad con que se desahogan los trámites que, hasta hace poco, tardaban semanas o meses en avanzar mediante el sistema de justicia tradicional.

Si bien la programación de las audiencias subsecuentes puede demorar, se compensa con lo que se logra avanzar en cada sesión oral, lo que evita que los procesos se pudran en los archiveros de los juzgados.

Otro de los detalles que llamó la atención de Cubero fue la falta de preparación y escasa habilidad para conducir el proceso del juez Manuel Hernández, que contrastó mucho con la desenvoltura del defensor, Miguel Zárate.

Al margen de las fallas perfectibles que pueda tener en la forma el modelo de juicios orales para impartir justicia que tanto presumía en su momento Rodrigo Medina, el fondo son los resultados ágiles.

Pero nunca imaginó el ex gobernador que varios de quienes conformaron su Gabinete, incluido él mismo, serían imputados por diversos delitos con este nuevo modelo.

Lo que no cambia en ningún formato de justicia es que unos ganan y otros pierden, igual que en la política, esa rueda de la fortuna que gira cada seis años, un plazo que muchos creen eterno, pero hoy les toca rendir cuentas a quienes quedaron abajo.

Entendieron tarde que ayer fueron matanceros y hoy son las reses, una historia que, por cierto, siempre se repite.

javier.sepulveda@milenio.com