Panóptico

Elecciones: puros "candidatos viejos"

Los expertos en elecciones afirman que posicionar a un candidato es un tema multifactorial, pero en gran medida depende de cinco puntos: la imagen del aspirante, una estrategia bien planteada, una plataforma de soluciones a los problemas más urgentes, las alianzas y la capacidad del partido para llevar a los votantes a las urnas el día de los comicios.

En suma, se trata de la imagen del candidato, estrategia de campaña, plataforma, alianzas y estructura partidista como los requisitos básicos para ganar. Suena simple, pero no lo es.

En el caso del proceso de Nuevo León para elegir gobernador, que ya está en marcha, se espera una participación importante de los ciudadanos con derecho a voto, debido a que hay cuatro candidatos en el escenario y todos tienen buen nivel de conocimiento entre los electores.

Por el PRI la precandidata única es Ivonne Álvarez; por el PAN, el candidato electo es Felipe de Jesús Cantú; por Movimiento Ciudadano va Fernando Elizondo Barragán, y como candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco.

La pregunta es si efectivamente el abanico de opciones logrará una alta participación en Nuevo León, el estado más importante que se disputará de entre los nueve que eligen gobernador en los comicios de junio próximo.

Porque puede tratarse del candidato más conocido, pero si tiene un largo expediente de escándalos y temas poco favorables, la gente no votará por él o no saldrá a votar, por eso el construir la imagen nueva de un candidato viejo forma parte del arte de diseñar una campaña ganadora.

Queda claro que ninguno de los cuatro aspirantes a la gubernatura mencionados arriba es un candidato nuevo porque todos tienen trayectoria en puestos ejecutivos de elección popular: uno fue tesorero, gobernador sustituto y senador y los otros tres, alcaldes.

Pese a ello, parece un escenario para una pelea entre tres: Ivonne, Felipe y El Bronco, con un Elizondo muy rezagado.

Paradojas del actual proceso: el que tiene más trayectoria y experiencia de vida, es el que parece tener la menor intención de voto.

Cerramos con dos preguntas: ¿La pelea real será entre los candidatos más jóvenes?, y ¿será determinante la influencia de las redes sociales en el resultado de estas elecciones?

javier.sepulveda@milenio.com