Panóptico

Candidaturas y egoísmo político (II)

Conforme transcurren las semanas, el ambiente político se va enrareciendo en Nuevo León al interior de los grupos y de los partidos políticos, ante la cercanía de la decisión final para nombrar candidatos a la gubernatura.

Lo que las precandidatas y los precandidatos del PRI y el PAN alcanzaron a hacer en imagen, presencia y preferencias durante los meses o incluso años previos, es su capital político, aunque algunos intentan dar el último tirón, cual maratonistas en el sprint final, como queriendo alcanzar a los competidores que consideran más adelantados.

Pero en el maratón de la política no se gana con zancadas largas y veloces, sino con capacidad personal, estrategia y estructura. También con la cercanía con los tomadores de decisiones.

Dos casos de la historia de Nuevo León dan cuenta de que, siendo el Presidente de la República en turno el granelector, enviaba a Nuevo León a candidatos que sin buscarla, llegaron por el mérito de ser sus amigos. Nos referimos al extinto Pedro Zorrilla Martínez y a Jorge Treviño.

En contraste, en los últimos tres sexenios presidenciales, porque Ernesto Zedillo no movió un dedo para apoyar a Natividad González Parás en la elección de 1997, como tampoco lo hizo por Francisco Labastida en el 2000, los candidatos del PRI al gobierno de Nuevo León salieron de procesos locales.

Pero este sexenio, con el PRI de regreso en Los Pinos, no hay sana distancia con el partido, sino más bien familiar cercanía, con un líder nacional del Estado de México y ex gobernador, al igual que el Presidente.

Pero a diferencia del PAN, donde ya se bajó Mauricio Fernández, en el PRI ningún precandidato se quiere bajar.

¿Cuántas y cuántos de ellos saben en el fondo que no tienen la más mínima posibilidad? Varios, pero el egoísmo político, la mezquindad y la ambición les impide ser generosos y admitir que sólo estorban en la decisión.

¿Faltará mucho para que el PRI anuncie, como antaño, el proceso de auscultación de los sectores y los consejos políticos para que los ilusos y los egoístas pongan los pies en la tierra?

En el PAN parece haber una corriente única a favor de Margarita Arellanes. En el PRI la disyuntiva final parece estar entre capacidad o popularidad…

javier.sepulveda@milenio.com