Panóptico

Candidatos, "abortos sociales" y partos naturales

En una campaña plagada de ataques y descalificaciones entre los candidatos a la gubernatura, da gusto saber que algunos se han enfocado hacia temas de interés universal.

Casi no hay propuestas para mejorar la calidad de vida desde el interior de cada hogar, como en su momento lo hizo Alejandra Rangel como secretaria de Desarrollo Social y pese a ello, esta semana fluyeron dos grandes tópicos por parte de dos candidatos.

Por un lado, Ivonne Álvarez planteó la necesidad de revolucionar el modelo de atención a las adicciones mediante un gran proyecto estatal.

Suena bien en el papel, pero si al frente van a estar los médicos, como lo están siempre en casi todos los proyectos de salud pública, la propuesta nacería muerta.

Hace falta que trabajadoras sociales, psicólogos y criminólogos asuman su papel en estas iniciativas, para evitar que los presupuestos acaben en las arcas de las farmacéuticas.

Se requiere generar tranquilidad social, más que recetar tranquilizantes, y otra de las iniciativas tendientes a lograr esto, si bien se necesitan años para lograrlo y medirlo, es la propuesta del candidato del Partido del Trabajo, Asael Sepúlveda.

Nos referimos a la iniciativa para que la Ley General de Salud se modifique y obligue a los ginecólogos, pediatras y neonatólogos a que la gestación llegue a término de manera natural, mediante el parto y no de acuerdo a sus agendas de cesáreas programadas.

En Nuevo León tenemos la vergüenza mundial del primer lugar en cesáreas, con alrededor del 70 por ciento de los nacimientos mediante vía quirúrgica, recetada con el pretexto de la seguridad de la madre y del bebé.

Que se sepa, ninguno de los niños nacidos en un taxi o en una ambulancia han tenido problemas graves de salud, pese a que su primer contacto con el mundo fueron las manos nerviosas de un taxista, de su padre o a lo mucho, de un paramédico que lo posó de inmediato sobre el torso de su madre.

El otro punto que se busca garantizar con esta iniciativa, gane o pierda la gubernatura el petista, porque ya está puesta en el Congreso, es que los recién nacidos no sean separados de sus madres, sino garantizar el primer contacto piel a piel.

Tratamiento de adicciones y partos naturales cuestan muy poco, pero evitan los abortos sociales.

javier.sepulveda@milenio.com