Antena

Telmex: medias verdades y mentiras

Realizar la tarea de cabildeo en un parlamento o congreso, tiene su estilo, ante todo tiene que ser fino y con tacto, que muestre conocimiento del tema y que se den a los legisladores datos ciertos y precisos.

Pero no todos lo hacen así, como es el caso de Telmex, no se puede decir medias verdades y medias mentiras.

Lo anterior, lo señalo por la carta enviada el pasado 11 de abril, por Héctor Slim Seade al Presidente del Senado y a los Presidentes de las comisiones dictaminadoras de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, que lo hace con una intención de agradecimiento, además de aportar datos, pero también manipula la realidad.

Es cierto que en los inicios de la década de los noventa se privatizó el mercado de las telecomunicaciones “con la sola excepción de los servicios de televisión al público y telefonía de larga distancia”. También hay que reconocer que Telmex ha invertido, en el país, en este sector y otros de la economía nacional.

De acuerdo a esta carta enviada al Senado “desde 1991 cerca de 50 mil millones de dólares” han invertido en la modernización de sus redes, nadie lo pone en tela de juicio.

De acuerdo a The Competitive Intelligence Unit entre 2001 y 2012 Telmex y Telcel reducen sus inversiones en un 45 por ciento, bajo el argumento del entorno económico y la falta de claridad regulatoria; cuando Telmex generó amparos como máquina de hacer tortillas y se fue a invertir a América Latina.

Ahora que hay una reforma constitucional y viene una legislación consistente, la primera reacción es que se va a desmotivar la inversión.

El realizar este tipo de acciones frente a uno de los Poderes de la Unión no deja bien parada a una empresa como Telmex, que es líder en el sector; si lo que no le gusta son las reglas asimétricas, mejor que lo diga y no crea que los legisladores van a leer entre líneas su mensaje.

El hecho es que la ley secundaria viene y no es al gusto o por pedido, es legislar por la competencia.

jogomez18@gmail.com