Antena

La TAP y sus chicanas

Por principio de cuentas, el presidente de Television Association of Programmers Latin America (TAP), organización internacional que representa a programadores de televisión por suscripción en América Latina, se tira al piso, porque en un borrador de ley secundaria en telecomunicaciones señala que la tv restringida puede comercializar seis minutos por hora y que 50 por ciento de esa publicidad debe tener carácter nacional.

Pero no solo eso, bajo una campaña mediática dice que sería un duro golpe financiero para empresas transnacionales, cuando esconde su verdadero propósito mercantilista, por lo que cabe refrescarle la memoria a la TAP.

En diciembre de 2011, bajo argucias legales y un cabildeo prosaico con el entonces subsecretario de Normatividad y Medios de la Secretaría de Gobernación (Segob), Álvaro Lozano González, la TAP logró que la Segob le emitiera un escrito totalmente ilegal que permitía a los programadores comercializar 12 minutos por hora, cuando el reglamento de audio y tv de paga señala que son seis minutos.

Ya desde octubre de ese año, Álvaro Lozano, entonces en RTC, había consentido dicha situación y fue omiso.

Cualquiera, aunque no sea abogado, sabe que la autoridad debe actuar conforme a la ley, lo que no hizo Álvaro Lozano, con lo cual benefició a una organización internacional, ¿a cambio de qué?, no sabemos.

No es el hecho de tomar una actitud nacionalista, pero lo que no dice la TAP es que 100 por ciento de la ganancia por concepto de publicidad se va directo a Estados Unidos, sin pagar impuestos y sin crear fuentes de empleo en el país.

Ahí está el detalle, en las ganancias de la publicidad, por eso están llorando. De igual forma que en junio de 2012, cuando la Segob le emitió un nuevo oficio con una interpretación correcta de la norma legal, gracias a la presión de la opinión pública y de los operadores nacionales.

Hoy en día, este tema está en litigio. Lo que hizo el nefasto de Álvaro Lozano, personaje gris e hipócrita en su actuar gubernamental, junto con la TAP, es una chicana que bien el Congreso debe tener presente en la nueva ley.

jogomez18@gmail.com