Antena

¿Regaño al Ifetel?

Vaya manera de iniciar el invierno para los comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), ante el escrito que la Comisión de Comunicaciones del Senado les remitió hace unos días, los dejó helados.

En pocas palabras, la Comisión de Comunicaciones le señala al Ifetel que no existe confianza en su trabajo, que no ha sabido interpretar el marco jurídico y que ha incumplido los términos marcados por la ley para ordenar la desincorporación de activos de los agentes preponderantes.

Ese hecho ha sido considerado —al interior del organismo— desde diversas ópticas: como un regaño, una intromisión y hasta un escrito sin sustento.

Pero no es ninguna de esas tres cosas, es simple y sencillamente la función de control que tiene todo Congreso en el mundo sobre los órganos de gobierno. Usted dirá, amigo lector, que el Ifetel es un órgano autónomo, es cierto, pero eso no significa que no esté bajo vigilancia o que pueda hacer lo que quiera.

Desde la Constitución, el Ifetel está obligado a informar trimestralmente al Congreso (ambas cámaras) sobre sus actividades, además de que sus comisionados pueden ser llamados a comparecer ante el Senado o la Cámara de Diputados.

Es de elemental conocimiento, sea un sistema parlamentario o presidencial, que la función de control de una cámara o parlamento es supervisar y revisar que los actos de la administración o judicatura se adecuen a las políticas establecidas, bien en la Constitución, en las leyes o bien en ambas.

Por lo tanto, la decisión tomada por la comisión legislativa en la materia fue la adecuada, al actuar conforme a derecho y hacer un señalamiento de esta naturaleza al Ifetel, es sin duda, un hecho importante ante los altibajos que han tenido en su actuar sus comisionados.

Ya se había venido señalando en este espacio, ante las decisiones que ha tomado el Ifetel recientemente; es más, lo reitero —de seguir así—, la reforma en telecomunicaciones está en juego; la que fue señalada —en su momento— como una gran reforma puede caer en el fracaso. De ese tamaño es la responsabilidad que tienen los comisionados. Usted dirá.

jogomez18@gmail.com