Antena

Radio: retos y riesgos

Sobre la ampliación del número de frecuencias de radio a licitar en 2015, no se mencionan las repercusiones económicas que tal saturación del mercado de la radiodifusión traerá; además, se tiene planeado abrir espacios a la radio social (comunitarias, indígenas, etcétera).

La falta de un estudio de mercado de parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) traerá como resultado la saturación de plazas con nuevas frecuencias que, si bien apoyan la diversidad, están destinadas a morir de inanición.

El Ifetel sufre de “ceguera” ante este problema, y ni siquiera su Consejo Consultivo lo ha tratado, como lo demuestra su comunicado del viernes pasado.

Pulverizar los mercados afecta el proceso de competencia, que el Ifetel está obligado a proteger e incentivar. Hasta el líder sindical del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio y la Television, (Stirt) se ha pronunciado contra este proceso por falta de planeación.

El Ifetel debe poner mayor énfasis en no premiar la ilegalidad, sin sus respectivas consecuencias; simplemente, en días pasados en Oaxaca, la PGR —sin colaboración del Ifetel, que tiene la facultad— desmanteló cuatro estaciones de radios comunitarias por el uso ilegal de la banda de frecuencia. Además, en ese mismo estado las estaciones de radio están amenazadas por la sección 22 del SNTE, de ser tomadas esta semana.

La autoridad no debe asignar concesiones sociales y comunitarias sin razonar, debería pedir los antecedentes de quien las solicite o revisar sus propios expedientes, con el fin de que se otorguen a aquellos que realmente las usen para sus loables fines y no a quienes han aprovechado ilícitamente el espectro.

jogomez18@gmail.com