Antena

Ifetel y la radio

Existen posiciones encontradas sobre las modificaciones al Programa Anual de Bandas de Frecuencias 2015 que publicó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) en el ámbito de la radio. Si bien el espíritu de la reforma constitucional y legal en la materia tiene por objeto impulsar la competencia, también es cierto que el Ifetel —como órgano regulador— debe promoverla con decisiones sustentadas.

El hecho de ampliar el número de posibles estaciones de radio en FM y AM no es una cuestión fácil, como tampoco dar una cantidad al azar, como si se tratara del Melate, por el simple hecho de cumplir el propósito de más estaciones. Que pueda haber más estaciones de radio no es sinónimo de competencia.

A difefencia del mercado en televisión abierta, el mundo de la radio se encuentra más diversificado, tanto a escala nacional como regional. De igual forma que la televisión, la radio enfrenta retos —hoy en día— para captar las audiencias, ya que tiene que competir con nuevos dispositivos reproductores de música o el streaming de audio como la aplicación llamada Spotify.

Por tal motivo, se pretenden licitar 191 frecuencias de FM en el país, exceptuando a Guadalajara, Monterrey, Ciudad Juárez, Chihuahua y el Distrito Federal, por ausencia de espectro, lo que significa que se va por ciudades medianas o en crecimiento; pero, por desgracia, el Ifetel no da una explicación técnica ni de mercado que justifique la futura licitación de estaciones de FM. Situaciones tan simples como el mercado de publicidad existente, niveles de audiencia, multiprogramación, penetración de otros medios que ofertan publicidad no son mencionadas; no da elementos objetivos y sólidos.

Ni qué decir de la radio AM: al órgano autónomo le faltó imaginación para apoyar a las estaciones que tienen el problema de que si devuelven su estación, porque ya cuentan con una de FM, se deja sin cobertura y servicio de calidad a cierta población; esto no es una cuestión menor, y no es un asunto de dinero o sentimentalismo.

De ahí que las bases de licitación deban ser muy cuidadas o se terminará como la licitación de TV: a medias y con dudas.

jogomez18@gmail.com