Antena

Un INE contradictorio

Sin duda el proceso electoral en curso será memorable por las cosas tan inverosímiles que estamos viendo.

Resulta que una práctica comercial cotidiana, la venta de espacios publicitarios en estadios de futbol, se convirtió en un tema que mostró una serie de contradicciones y el grado de inestabilidad del Instituto Nacional Electoral (INE).

En una semana cambiaron de criterio radicalmente. Primero, la Comisión de Quejas prohibió a partidos políticos comprar espacios en estadios de futbol y recintos deportivos, porque, si un evento era transmitido por tv, se presumía una venta indebida; esto es ilógico: una cosa es la publicidad de las televisoras y otra la de los estadios.

Lo insólito es que la autoridad electoral solicitara a la televisión un “deber de cuidado”; es decir, que si en transmisiones futuras había publicidad política estática en un evento deportivo, la tenía que difuminar o evitar transmitirla.

¿Cómo responsabilizar a una televisora por publicidad que no está a su cargo?, ¿cómo evitar tomas o difuminar publicidad en cuestión de segundos?

La decisión de la comisión metía en apuros a las televisoras (Televisa, Tv Azteca, Fox Sports). Era una obligación muy difícil de cumplir y que hubiera llevado a la imposibilidad de transmitir los partidos de futbol nacional.

Quizá tal situación llevó a la reflexión a la Comisión de Quejas: el viernes pasado, a unas horas de iniciar la jornada 17 de la Liga MX, decidió no prohibir la compra de publicidad estática en estadios, y que no había problema con las transmisiones.

Ver para creer.

jogomez18@gmail.com