Antena

INE-Dish: ni uno ni otro

A pesar de las reformas electorales que se han realizado, existe un alto índice de litigios en la materia, casos que van y vienen entre las autoridades como si se tratara de un partido de pimpón.

Para no variar, el llamado caso Dish ahora irá de vuelta a la sala superior del Tribunal Electoral, porque esta compañía no está de acuerdo con el pago para transmitir la pauta federal.

El asunto, por desgracia, no ha sido abordado de una manera objetiva ni por el Instituto Nacional Electoral (INE) ni por Dish. Cada uno a su entender o conveniencia ha llevado las cosas a un estado de indefinición.

Para empezar, el INE realizó de manera inadecuada el cálculo para el cobro de las señales a retransmitir, ya que preguntó a los canales 11 y 22 y al Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano cuál era el costo promedio por el servicio de proporcionar una señal a un sistema satelital de televisión.

Es natural que cada interrogado diera sus costos de acuerdo con los elementos que cuenta. El INE sacó un costo promedio de un millón 665 mil pesos, más el impuesto al valor agregado por señal. La interrogante es, ¿por qué no preguntó a Televisa y a Tv Azteca, que son los involucrados?; de hecho, dichas empresas ya lo habían dejado por escrito semanas antes. Primer error, que llevará el asunto al Tribunal Electoral.

Por su parte, Dish, al ver que era ya imposible detener la aprobación del acuerdo del INE para el cobro de la señal, intentó, mediante un escrito urgente, optar por una solución que se le puso en las mesas de negociaciones previas: tomar la señal de un estado sin elección concurrente y sin candidatos independientes registrados; obviamente, al ser extemporánea su propuesta, no se tomó en cuenta.

Aquí el segundo error: si Dish tuvo una opción en la que el costo era mucho más barato, por qué no la aceptó desde un inicio; ahora será el Tribunal Electoral el que decida. Es evidente que ni el INE ni Dish supieron llevar el asunto a buen puerto.

jogomez18@gmail.com