Antena

Elecciones y su costo

En un país en el que su gobierno actúa racionalmente y realiza las acciones necesarias para ajustar su gasto ante una situación económica singular, como la que estamos viviendo, resulta ilógico y hasta ofensivo para la sociedad conocer cuánto se gastará en la formación de una Asamblea Constituyente para la naciente Ciudad de México.

Eso es un asunto que si bien tiene sustento en un decreto recién promulgado —producto de una reforma política en el Congreso—, también es cierto que debe existir la prudencia y el tacto social para no afectar a la población en sus necesidades o negocios. Como se diría en lenguaje popular: "si no me dan, no me quiten".

Ese hecho inédito (el paso de Distrito Federal a Ciudad de México) cuesta, no es un simple cambio de nombre.

El Instituto Nacional Electoral (INE) acordó destinar a los partidos políticos y candidatos independientes poco más de 100 millones de pesos para gastos de campaña de un cargo que solo durará cinco meses.

En el extinto DF hubo una elección vecinal en 2014 y una de delegados y asambleístas en 2015, en ellas se gastaron alrededor de 500 millones.

Ahora, en esta especie de "elección" —si se le puede llamar así—, que no estaba contemplada en el calendario electoral 2016, viene a insertarse una erogación imprevista.

El INE podrá decir que está cumpliendo con la Constitución, pero eso no le debe quitar la sensibilidad social cuando el propio Presidente ha llamado a la austeridad en actos cívicos.

Hoy se vuelve a demostrar que tanta desconfianza electoral y la actuación intimidatoria de partidos implican un gasto público excesivo.

jogomez18@gmail.com