Antena

Banda 2.5: un paso adelante, dos pasos atrás

Con un simple boletín de prensa más descriptivo de hechos y repetitivo de hipótesis jurídicas que ya todos conocemos, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) sale un mes después a reconocer que llegó a un acuerdo con concesionarios de la banda de 2.5 GHz.

Como dice el dicho, más vale un mal arreglo que un buen pleito, todo para evitarle a los nuevos comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) un ambiente litigioso.

Al margen de lo que se ha comentado de lo cuestionable que es un acuerdo donde una autoridad se retracta de una medida, por presión o chantaje del gobernado, aunque puede haber la excusa de que el rescate de los 190 MHz de la banda de 2.5 GHz lo hizo el pasado gobierno y que de igual forma pudo ser criticable; en su momento la opinión pública destacó la medida al percatarse que se estaba subutilizando esa banda de frecuencia.

Pero al final del día, el hecho es que nueve concesionarios lograron refrendar por 15 años sus títulos, con la opción de entrar a la “concesión única” y poder prestar servicios de telecomunicaciones en 2016; lo primero sin pagar una contraprestación.

Es aquí donde ahora el Ifetel tendrá que decidir, toda vez que SCT le ha pasado los expedientes, si procede el pago por el refrendo. Al respecto, la Ley de Telecomunicaciones no prohíbe el pago de una contraprestación con motivo del refrendo, al tratarse del espectro radioeléctrico en su calidad de bien del dominio público, se puede cobrar una contraprestación por su refrendo.

La situación es en este caso, que ya está tomada una decisión de Estado, que la podemos calificar como un paso adelante y dos pasos atrás.

Adelante porque se van a poder licitar 130 MHz de un segmento del espectro que hoy en día en el mundo se utiliza para servicios de banda ancha, abrirá la competencia; y dos pasos atrás, por negociar actos de autoridad y dejar sin pago de refrendo a nueve concesionarios, lo que causa un perjuicio al erario, el Ifetel tiene la palabra.