Antena

"Apagón" y medios públicos

En 2014 existen dos aspectos de política pública que el gobierno federal tiene que emprender en radiodifusión: la implementación del apagón analógico en tv abierta y la constitución de un nuevo órgano de radiodifusión que cubra todas las entidades federativas. Ambas políticas vienen plasmadas en la reforma constitucional del sector.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, comentó ante senadores del PRI-PVEM que se entregarán televisores a la población en marginación y pobreza, con el propósito de llevar a cabo el apagón analógico, esto en lugar de los decodificadores. Con esta decisión la SCT requiere 167 mil 833 millones de pesos.

Este es el aspecto del dinero, pero ¿adónde queda la metodología?, es decir, ¿cómo definir en qué zonas del país está la población más necesitada?; por ello se habla de la Secretaría de Desarrollo Social como coadyuvante en esta tarea. El segundo paso, ¿cómo entregar el televisor? sin que si esta acción de gobierno sea tomada como una medida electorera o sea cuestionada en el sentido de ¿qué es más necesario para una familia en pobreza, un televisor o un techo más seguro o una mejor alimentación?

El hecho está en que sigue corriendo el tiempo y no se ve nada claro de aquí al 31 de diciembre de 2015.

Respecto al organismo a que se refiere el artículo 6 de la Constitución, que vendría a sustituir al Organismo Promotor de Medios Audiovisuales (OPMA), solo cabe señalar que en 2013 se le asignó un presupuesto de mil 300 millones, mientras que para 2014 solo 653 millones.

Hacer eficiente un medio público puede que no sea un asunto de dinero en estricto sentido, ya que tiene que cumplir principios constitucionales de independencia editorial, vías de financiamiento, transparencia y reglas para la expresión de diversidades ideológicas, étnicas y culturales. Vamos, el convertirse en una opción atractiva y diferente para los televidentes y radioescuchas.

En síntesis, en ambos casos son un asunto donde el gasto público estará en el centro del debate, y el gobierno federal tendrá que actuar con transparencia y sensibilidad política, para no abrirse frentes.

jogomez18@gmail.com