El predial y banobras

“O todos coludos o todos rabones”

Refrán popular

 

En marzo de este año publiqué un artículo titulado “Municipios ¿Pobres?” en donde mencionaba como los alcaldes se quejan de no contar con recursos suficientes para realizar las obras que demandan sus municipios pero no toman en cuenta que la mayoría no cobran la cantidad de impuesto predial que les corresponde por ley y que irónica e injustamente, en proporción, los pobres pagan más predial por sus casas de Infonavit que el que pagan muchos que poseen grandes baldíos urbanos.

Mientras los países más desarrollados cobran prediales alrededor del 2.0 % del PIB, en México cobramos tan sólo el 0.3% cifra aún por debajo del 0.5% que cobran en promedio los países de América Latina.

Las razones principales son que hay muchos predios y fincas que no están registrados en el padrón de catastro y que la mayoría de los sí registrados, no cuentan con avalúos actualizados que reflejen el valor real de la propiedad.

Si consideramos que las dos terceras partes de los ingresos propios de los municipios son por concepto de predial vemos la gran ventana de oportunidad que esto representa.

En este mismo sentido, Banobras trae una chulada de Programa de Modernización Catastral (PMC), que tiene el objetivo de fortalecer los ingresos propios municipales a través del incremento en la recaudación del impuesto predial, mediante la actualización del padrón de contribuyentes y el mejoramiento de la eficiencia administrativa.

Sobre la base de que “del mismo cuero salen las correas”, Banobras ofrece el pago de la totalidad del costo de la elaboración del Diagnóstico y el Proyecto Ejecutivo y  hasta el 40% de su ejecución, en la modalidad de financiamiento con reembolso al término, la supervisión y emisión del dictamen de cumplimiento y asistencia técnica de principio a fin.

Banobras cuenta adicionalmente con dos programas similares: uno para mejorar la recaudación de los Organismos Operadores de Agua y otro más para mejorar la Eficiencia Energética en el Alumbrado Público Municipal, este último promovido ya por el mismo Gobernador.

Los 25 Municipios en el país que ya han contratado con Banobras y concluido su proyecto, han registrado un incremento promedio del 50 % en la recaudación del impuesto predial incluido León quien lo incrementó el 30% lo que se tradujo en $123 millones adicionales al año, nada despreciables. Silao por su parte, duplicó su recaudación de forma instantánea con tan sólo incorporar el predial del Puerto Interior.

Esta es una de esas iniciativas de altísimo impacto que podrían de inmediato implementarse en todo el Estado, sin hacer mayores aspavientos y dejando que sea el recibo del predial el mensajero quede a los propietarios la buena nueva de que su inmueble ya está regularizado y de que el pago que van a realizar es el justo y correcto.

Este es un invaluable legado que los alcaldes actuales pueden dejar antes de que concluya su presente gestión y que pavimentará el terreno para que futuras administraciones puedan transitar más rápidamente hacia la construcción de las ciudades más humanas y competitivas que merecemos todos los guananjuatenses.

Sé que es temerario e impopular hablar de impuestos en estos tiempos, pero en este caso no se trata de aumentar los impuestos de la manera que lo propone la desafortunada e injusta reforma fiscal recién aprobada que castiga a los cautivos, a los que cumplen y a los formales dejando de lado a los evasores y a los informales, aquí se trata de que todos paguemos, que los que no tienen sus predios registrados los registren, los que han construido en sus predios o crecido sus fincas y los que poseen predios urbanos beneficiados con la plusvalía del crecimiento de las ciudades se actualicen en su valor y aporten su proporción como lo hacen los miles de trabajadores por sus modestas casas de interés social.

La sociedad es más exigente con las administraciones y más formal en sus pagos cuando sabe que su dinero se maneja con transparencia y se traduce en obras tangibles que benefician a todos. En contraparte no hay cosa que irrite más al ciudadano que enterarse de los malos y deshonestos manejos de los dineros del contribuyente.

Para poder construir el Guanajuato próspero, justo y equitativo que todos queremos es necesario que todos le entremos con lo que nos corresponde.

Presidente del Iplaneg