Ekos

Siempre presentes

No cabe duda que cuando de desastres naturales se trata, lo más importante es la capacidad de reacción que tienen los gobiernos para atender a los afectados. En los momentos de apremio, las personas deben tener garantizadas dos cosas que se vuelven fundamentales para sobrevivir: alimento y albergue. Por eso, es importante reconocer cuando nos capacitamos para reaccionar de mejor manera ante cualquier emergencia, y eso fue lo que hicimos el martes pasado en Guerrero con las mujeres que hacen funcionar a los Comedores Comunitarios, a través del trabajo conjunto entre la Sedesol y la Secretaría de la Defensa Nacional.

En 2013, el paso de las tormentas Ingrid y Manuel motivó la respuesta del Gobierno de la República para atender de forma rápida y eficiente las necesidades de los guerrerenses afectados: el Programa de Comedores Comunitarios. En un esfuerzo sin precedentes, la Sedena capacitó a la gente que se volvió indispensable para alimentar a miles, mientras los apoyos de todo el país llegaban, como siempre ha sido, para apoyar a los nuestros en momentos difíciles. Cuatro años después, esta labor sigue más fuerte que nunca, acordándonos de que los retos son más fáciles de superar cuando el trabajo en equipo se vuelve la base para llegar más lejos.

En esta ocasión, cientos de guerrerenses recibieron su certificado de capacitación en el protocolo que se realiza ante desastres naturales. En este trabajo, es importante reconocer al ejército por su importante despliegue en cada emergencia, pero también por la labor que llevan a cabo para enseñarle a la gente a servir a los demás. En este tipo de ocasiones, los primeros en llegar y ayudar siempre son las fuerzas armadas, por lo que este programa de capacitación que sirve a 1,200 comedores de Sedesol en Guerrero es una muestra más del valor y compromiso que tienen con el bienestar de los mexicanos.

Y en este sentido, el apoyo del gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto para esta entidad, en materia social, es más grande que nunca. Con un presupuesto que supera los 13 mil 500 millones de pesos, los programas de Sedesol llegarán este año a 2.6 millones de guerrerenses, es decir, al 70% de la población estatal. Esta cifra no es menor. Con cada estrategia emprendida y cada beneficiario atendido, la política social de México se consolida como una política pública de Estado, que no descansa y que llega a todos los rincones, gracias al esfuerzo coordinado entre órdenes de gobierno y ciudadanía.

Al final, las acciones gubernamentales sirven en la medida que elevan la calidad de vida de las personas, y por ello, las que se están emprendiendo en materia social están funcionando. Las buenas noticias nos motivan para seguir trabajando y generar sinergias positivas para que, cuando más se necesite, las y los mexicanos que sirven a sus comunidades estén siempre presentes.