Ekos

Un merecido reconocimiento

En la actualidad, la construcción del bienestar incluyente que buscamos todos va más allá del actuar de los gobiernos. Si bien el diseño de políticas públicas, sobre todo en materia social, se centra en el individuo y en cómo puede desarrollarse plenamente, también es cierto que el trabajo que hace la ciudadanía es fundamental para potenciar los resultados favorables y acelerar el paso en temas tan importantes como el combate a la pobreza.

Justo en este tenor, mañana se celebra en todo el mundo el Día Internacional de los Voluntarios. A lo largo de la historia, el trabajo que han hecho mujeres y hombres valientes para dar lo más importante que tiene una persona, su tiempo, ha sido reconocido por ser un instrumento esencial para vencer obstáculos de pobreza, violencia y marginación.

Ahora, como parte de las celebraciones que hará la Organización de las Naciones Unidas, es nuestro turno para rendir homenaje a los millones de seres humanos que todos los días demuestran su compromiso por construir un mundo mejor, donde nadie quede atrás, sin esperar nada a cambio. Fundamentalmente, en la búsqueda de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el trabajo cada persona, sobre todo de manera local, influirá decisivamente en las agendas de desarrollo alrededor del planeta.

De manera particular, las estrategias que estamos emprendiendo en México para abatir la pobreza han tomado un elemento básico para elevar la calidad de vida de la población: la cohesión social. Transversalmente, los programas que buscan atender a la población más vulnerable, como madres de familia, jóvenes y adultos mayores, están incorporando el elemento ciudadano para ser más eficientes. En México, sin duda alguna, somos más fuertes cuando nos unimos bajo un mismo objetivo; el apoyo mutuo entre personas e instituciones está marcando la pauta para alcanzar las metas que nos propusimos al inicio de la administración del presidente Peña Nieto.

Sin ir muy lejos, en enero dará inicio la estrategia nacional "Leer-te Incluye", donde gobierno, sector privado y ciudadanía daremos un paso más en la consolidación de los Comedores Comunitarios y de las Estancias Infantiles como verdaderos espacios de convivencia. Estoy seguro que las cosas buenas que están pasando en estos centros son fruto del trabajo en equipo entre todos los actores, por lo que consolidando esta generosa tradición de compañerismo y solidaridad que tenemos los mexicanos, nuestros objetivos serán cumplidos más temprano que tarde.

Como es prioridad para el Secretario Miranda Nava, las voluntarias que hacen posible la operación de programas tan nobles en materia alimentaria y educativa deben ser arropadas, por lo que el paraguas de la política social no las dejará a un lado. Desde el gobierno, se reconoce profundamente que los programas se tratan cada vez más de los ciudadanos, y es por eso que hoy más que nunca debemos protegerlos.

Así, como en todo lo que vale la pena, cuando nos ponemos de acuerdo y aportamos cada quien nuestro granito de arena, todo es posible. En materia de desarrollo social y combate a la pobreza, sobre todo, debemos darnos cuenta que están pasando cosas buenas, y esto en buena medida se debe justamente a las y los mexicanos que están metidos al cien por ciento con su comunidad. En este espacio, siempre pero sobre todo hoy, aplaudo su labor y extiendo este reconocimiento a todas y todos los que trabajan todos los días por un mejor futuro.