Ekos

Te invitamos a comer

Hoy se conmemora, alrededor del planeta, el Día Mundial de la Alimentación, establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura y que nos recuerda el reto que tenemos los gobiernos de garantizar la seguridad alimentaria para todos. Esta carencia, el no tener acceso a alimentos variados y nutritivos, es quizás la manifestación más grande de la dimensión de la pobreza, porque sin duda, en el día a día no hay necesidad más apremiante que comer y que los tuyos también lo hagan.

El no poder acceder a una alimentación balanceada, como desafío que involucra a diversos actores públicos, es uno de los engranes que se tienen que romper más rápido cuando queremos alcanzar una sociedad más justa y prospera. La dimensión de la problemática es tal que las políticas públicas para combatir este mal han evolucionado hasta alcanzar, aquí en México por ejemplo, el diseño de alternativas con el apoyo de la ciudadanía que están generando resultados: los Comedores Comunitarios. Esta política contra la pobreza, impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto, ha sido contundente: hemos instalado y están en operación más de 5 mil 100 Comedores Comunitarios, localizados en las zonas con mayor carencia alimentaria, que sirven diariamente 1.1 millones de raciones de comida sana y nutritiva. Esto se traduce en que más de medio millón de mexicanos son invitados a comer todos los días en estos espacios, que además se han vuelto centros de encuentro social y participación en las localidades.

Los 3 mil 150 millones de pesos que se invierten en este programa, son acompañados por un componente que lo hace único: las más de 63 mil voluntarias y voluntarios que hacen posible este gran esfuerzo nacional contra el hambre. Gracias a la dimensión ciudadana de los comedores, estos operan atendiendo efectivamente a quienes más lo necesitan, como son los más pequeños, los adultos mayores y las mujeres, quienes componen el 60% de los usuarios.

Debemos reconocer también que en esta tarea, los gobiernos estatales juegan un rol fundamental. En el Estado de México, por ejemplo, Eruviel Ávila Villegas contribuyó a dotar de equipamiento a los 2 mil Comedores Comunitarios que operan en la entidad, donde casi dos de cada cinco comedores en el país operan con el apoyo de mujeres entregadas a sus vecinos y familiares.

Estas acciones han hecho que el Secretario Luis Miranda nos haya pedido dar el siguiente paso en esta tarea a favor de una alimentación de calidad. Por eso, avanzamos para tener menús diferentes alrededor del país, reconociendo los gustos y productos de cada región.

Pero más allá de lo nutricional, la intención del Secretario Miranda y del propio presidente Peña Nieto es que además hagamos un esfuerzo para que en estos espacios, la sociedad encuentre algo más que un buen plato de comida, logrando así un desarrollo integral tanto individual como comunitario en las regiones del país que más lo necesitan. La tarea pues, es clara, y la visión del gobierno para garantizar una alimentación adecuada tiene una dimensión brutal: más de 600 millones de raciones de comida habrán llegado a los mexicanos que más lo requieren en los próximos dos años, ¡así invitándolos a comer!