Ekos

Orgullo Mexiquense

El pasado miércoles 2 de marzo, celebramos 192 años de la fundación de nuestro Estado que, enclavado en el corazón de nuestro país, ha sido cuna de civilizaciones milenarias, escenario de batallas por la libertad que ahora gozamos y el hogar de Nezahualcóyotl y de Sor Juana; es el estado de mexicanos comprometidos con su país, que hacen del esfuerzo diario un ejemplo de vida.

En este territorio con casi 17 millones de personas, tenemos como gran distintivo el orgullo de nacer en esta tierra diversa, que desde siempre ha sido referente por la capacidad de lo que logramos con trabajo en equipo. Con esta unidad, hoy el Estado de México se consolida como la entidad con la mayor y más preparada fuerza laboral de la república, con más de 7 millones de personas que trabajan.

Además, en un esfuerzo por construir las buenas historias del mañana, contamos con 4.5 millones de niñas y niños que van a la escuela, y el afán por seguir conectando a México nos ha motivado para establecer una red de más de 16 mil kilómetros de carreteras y vialidades, mismas que nos mantienen unidos. Así, con esta infraestructura y desarrollo económico, hacemos posible la producción de vehículos, alimentos, medicinas y tecnología que llegan a todo el mundo.

En este estado, el de los grandes números, vienen pasando cosas importantes. Días antes del cumpleaños de la entidad, por primera vez en la historia de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) asistieron todos los mandatarios del país a una sesión plenaria, que tuvo el honor de contar con la asistencia del Presidente Peña Nieto y que fue marcada por el reconocimiento unánime a la tarea de Eruviel Ávila al frente de tan grande responsabilidad, como fue presidir esta conferencia.

En poco más de siete meses guiados por la sensibilidad política, se condujeron acuerdos de la mayor importancia para el desarrollo nacional y se fortaleció el federalismo participativo; escenario de este día histórico en el que el país fue testigo del liderazgo de nuestro Gobernador, fue el gran teatro Morelos, reinaugurado luego de una remodelación que lo convirtió en un recinto de clase mundial.

Dos días después y en este mismo teatro, el estado de hombres de Estado, como citó Francisco Guzmán en su discurso, reconoció la entrega y dedicación de mujeres, hombres e instituciones que nos enorgullecen a todos con sus acciones y actitudes en beneficio de la sociedad mexiquense.

De esta manera, el cumpleaños de nuestro querido Estado de México fue motivo de celebración, pero también nos marcó para reflexionar y darnos cuenta de que solamente con unidad y responsabilidad, así como con la participación de todos, podemos superar los retos que enfrentamos todos los días. Como en cualquier fiesta de cumpleaños, se celebra cuando hay motivos de orgullo, cuando hay cosas que nos entrelazan y sobre todo, cuando hay cosas por las cuales hay que seguir trabajando juntos. Ese, sin duda, es el caso del Estado de México.