Ekos

Compromiso con resultados

Antier, tuve la oportunidad de visitar San Mateo Atenco para celebrar el Día Internacional de la Mujer con mexiquenses comprometidas con el desarrollo de sus familias y sus comunidades. Al saludarlas y poder escuchar cómo los programas sociales están permitiendo generar condiciones de superación, me di cuenta de algo fundamental que está pasando en la entidad: como nunca antes, hoy podemos hablar de políticas que brindan herramientas para la ciudadanía y que atienden las necesidades reales de la gente. No por nada, hoy estamos ante la posibilidad de continuar con los buenos resultados de la última medición de la pobreza.

A lo largo de su administración, el presidente Peña Nieto ha puesto especial atención en el desarrollo social del Estado de México, En seis años, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) ha invertido alrededor de 100 mil millones de pesos para apoyar permanente a uno de cada tres mexiquenses, es decir, seis millones de historias que nos alientan a mantener el esfuerzo. Haciendo notar la importancia del trabajo que se hace en la entidad, el 10% de los beneficiarios Prospera y del programa Seguro de Vida para Jefas de Familia viven en territorio mexiquense.

El compromiso del Gobierno de la Republica por consolidar una política social de Estado y que le cambia la vida a la gente puede comprobarse por los resultados obtenidos. La entidad fue la que más redujo las carencias por rezago educativo, acceso a servicios de salud y acceso a la alimentación, en términos absolutos, entre 2010 y 2016. En particular, tomando en cuenta los primeros cuatro años de la administración federal, fue el estado que más redujo la carencia por acceso a los servicios de salud, con 1.4 millones de personas que la superaron.

Del mismo modo, es importante consolidar los programas que están funcionando, así como valorar los que pueden mejorar. Un ejemplo es el programa Pensión para Adultos Mayores; en marzo de 2013, el presidente decidió bajar la edad mínima de 70 a 65 años, lo que favoreció a millones y permitió casi duplicar el padrón de beneficiarios en estos cinco años. Tan solo en la entidad vive el 10% de ellos, quienes hoy pueden tener este ingreso gracias a la evolución de este programa tan importante.

Hacia el futuro resulta alentador ver que, en el Estado de México, el trabajo en equipo entre Federación y gobierno estatal puede potenciar el alcance de los programas. Entrelazar acciones y monitorear permanentemente sus resultados, nos permitirá profundizar en las intervenciones y mantener la inercia positiva que se vive en la entidad más poblada del país. Al final, este es el compromiso del gobierno federal, y en particular, de la Sedesol: sumar esfuerzos y voluntades todos los días para seguir generando buenas noticias para los mexiquenses.