Entretelones

En la tablita, la alianza opositora en Hidalgo

No hay plazo que no se cumpla ni fecha que no se alcance, tal es el caso para la alianza opositora que en su afán de lanzar un candidato en conjunto, apoyados de notables políticos hidalguenses, con amplio historial en la materia, cruza los dedos para definir a su postulado antes del 18 de enero ante el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH).

Los líderes nacionales del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Partido Acción Nacional (PAN) no han logrado alcanzar una negociación acorde a las entidades que se disputarán cargos de elección popular.

En Hidalgo, se han pronunciado por la creación de un frente opositor al gobierno priista para lograr, después de 84 años, una alternancia que auguran será la solución de problemas que viene arrastrando una entidad tan diversa en su gente como costumbres e ideas.

Como hidalguenses son pocas las opciones que a la gubernatura nos ofrecen los aspirantes a las candidaturas partidistas, los nombres ya sean de un color u otro, cada ciclo se repiten y lo peor es que quieren dejar su eterno linaje en sus familiares cercanos.

No resulta raro escuchar apellidos de personas en algunas direcciones gubernamentales, como comentaristas-analistas o en distintos escenarios de la actividad pública, que ya van por la tercera generación.

Basta echar  un vistazo a las jornadas electorales anteriores y recordar qué nombres observamos en las boletas. Parece que se han empeñado en que recordemos por siempre su nombre para solo llegar a tacharlo sin conocer sus propuestas, compromisos y soluciones al pueblo gobernado.

Luego ese motivo simple desanima a los pobladores, quienes en su descontento por ver los eternos aspirantes brincando de un puesto a una curul y de regreso, terminan con la clásica frase: “para qué salgo a votar si siempre quedan los mismos”.

Aunque podemos presumir un estado con estabilidad social, también podemos hacer lo mismo con la pobreza de las zonas rurales, indígenas y analfabetismo. En lugares nacionales no hemos avanzado mucho en ese sector, con todo y las buenas intenciones.

Bien podríamos preguntarnos, ¿es acaso la oposición la esperanza del desarrollo que tanto ha esperado el habitante hidalguense que sale a trabajar con calzado de suela de llanta en los campos de cultivo?

Los campesinos no son los que siempre sufren, en las contadas zonas urbanas los rostros de las personas denotan preocupación, pues el gasto diario es descompensado por su salario ordinario que ya no les alcanza para la despensa.

Los gobernantes deberían tomar en cuenta las expresiones de la gente, su ánimo y su ligero pesar en las metas no alcanzas para llevar un sustento a los hogares. Levantar el ánimo de la gente debería ser una promesa de campaña.

Los que siguen con su proceso al pie de la letra, con todo y dirigente nuevo, es el Partido Revolucionario Institucional (PRI), con su maquinaria aceitada y lista a seguir obteniendo lo que se propone.

Sus aspirantes al ser el candidato de unidad, antes dedazo, dejaron de hacer tan ruido para alinearse y meter algunos “goles” en espacios de internet con vistosos videos o comentarios de superación.

Los gobernados nos preparamos  a escuchar cualquier tipo de promesas, las cuales nos llegaran solitas hasta nuestras casas para estrechar la mano de quien dice “ahora sí va a tener un bienestar para tu familia”.

 

@JanetBaS