Entretelones

Nos siguen saliendo caros los partidos

134 millones de pesos fueron gastados en las elecciones concurrentes del pasado 5 de junio en Hidalgo, al menos así lo informó el Sistema de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) en la plataforma pública que por primera ocasión permite conocer con mayor detalle los ingresos y gastos de los partidos políticos, candidatos y recursos privados aplicados en las campañas políticas, un tema que sin duda establece un camino para lograr la rendición de cuentas y la transparencia, no así el despilfarro de recursos en los procesos democráticos.

La fiscalización es un tema controvertido y ampliamente debatido desde 2015, año en el que por primera vez el Instituto Nacional Electoral audito los recursos públicos y privados en los comicios, abrió una plataforma especial para el registro de proveedores y asumió la asignación de espacios en medios de comunicación, cerrando así negocios millonarios para importantes medios de comunicación y para otros no tan relevantes que veían en los comicios ingresos sustanciales para su supervivencia.

Pese a las nuevas leyes y reglamentos que obligan a entregar cuentas claras de las campañas y precampañas, aún prevalece un margen de maniobra para el uso discrecional de recursos públicos y privados, aunque los institutos partidistas y sus abanderados trataron de ajustar sus presupuestos, en algunos casos para no sobrepasar los topes y en muchos tantos para hacer rendir lo que les asignaron, como el caso de los candidatos independientes, la fiscalización depende prácticamente de lo que informan y lo que audita el organismo electoral nacional sobre la marcha de las actividades proselitistas.

El pleno del Tribunal Electoral del Estado de Hidalgo ha resuelto prácticamente la mitad de los medios de impugnación interpuestos por los resultados electorales de la elección de ayuntamientos, diputados locales y gobernador, en casi el 30 por ciento de los casos, los quejosos alegan rebase de tope de gastos en las elecciones, un tema que los magistrados electorales cotejaron con los dictámenes emitidos por el INE en más de 2 mil 700 hojas.

El Instituto tiene disponible en su página de internet los resultados de los informes cotejados con las auditorias y revisiones realizadas a todos los candidatos hidalguenses; son vastos e inéditos los datos ahí publicados, tales como el listado de proveedores contratados por los aspirantes, los ingresos a los que tuvieron acceso por concepto de recursos asignados por los comités estatales y nacionales, así como de militantes, simpatizantes, aportaciones del propio candidato y cualquier otro tipo de ingresos; las cifras dan cuenta del recurso público destinado a las cúpulas, en un mayor porcentaje etiquetado para propaganda y mensajes mediáticos. 

En dichos informes llama la atención los ajustes (aumentos) millonarios de fiscalización que realizó el INE a la información que los partidos informaron en el Sistema Integral de Fiscalización (SIF), inconsistencias también consideradas para estipular las multas millonarias a los institutos partidistas que buscan reducir en los tribunales; sin embargo la comisión de fiscalización del Instituto señaló que la entrega extemporánea en la entrega de los informes fue la principal causa a nivel nacional de las sanciones y en cuarto lugar la omisión de gastos detectada mediante las auditorías realizadas. De cualquier forma los partidos deberán pagar montos altos de multas del dinero público por incumplir con la rendición de cuentas en cualquiera de sus vertientes en los procesos democráticos que indudablemente nos siguen saliendo caros a los ciudadanos.

@JanetBaS