Entretelones

El primer casting

Falta prácticamente un mes y medio para que comience oficialmente la obra teatral, comedia dramática del proceso electoral local en el que por primera vez los hidalguenses elegirán simultáneamente a los diputados locales, ayuntamientos y al gobernador del estado, y cada una de las compañías partidistas trabajan a contra reloj para tener listo al mejor de sus elencos y guiones para convencer al electorado.

En esta semana, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) Hidalgo, comenzó la selección de quienes tendrán la función de directores durante el desarrollo de los comicios para suceder en el encargo a Ricardo Crespo Arroyo, quien recibió ovaciones de los asistentes a la sesión de la comisión política permanente, aseguran, por los resultados que logró en los últimos comicios que mantienen a los tricolores como uno de los principales bastiones del tricolor a nivel nacional desde que nacieron nuestros abuelos.

Entre los nominados a este primer papel estelar en disputa, destacan: Ramón Ramírez Valtierra, ex coordinador del congreso local vinculado directamente al grupo político del ex mandatario Miguel Osorio Chong; Alberto Meléndez Apodaca, hoy secretario de Planeación y Desarrollo Regional del gobierno estatal, y el rumor oficial en los pasillos priístas; la ex diputada federal, Mirna Hernández Morales, quien ha centrado su trabajo partidista desde siempre en Pachuca, con la firme aspiración de convertirse en alcaldesa, por lo que resulta difícil asegurar que sea el perfil que logre cohesionar al interior del priísmo a nivel estatal, o desde su "veintiúnico" grupo leal, las presidentas de área PRI, que ella misma creó en la capital hidalguense; así como el ex diputado federal Víctor Velasco Orozco.

Aunque el todavía dirigente estatal, Crespo Arroyo negó que la renovación apresurada de la directiva, que se mantenía vigente a través de una prórroga, obedeciera a la reciente visita del secretario de Gobernación, Osorio Chong, lo reconoció como un activo importante en la vida política del priísmo, además de calificar su presencia en Hidalgo como valiosa y símbolo de fortaleza del instituto político, más de uno, leyó su presencia como la luz verde, es decir, el arranque formal del proceso al interior y en el proceso electoral, con acuerdos pactados.

Las nominaciones rumbo a la alcaldía de la capital de Pachuca deben llamar nuestra atención ante un escenario en el que las candidaturas independientes seguramente serán una de las apuestas y la prueba principal fue el resultado que obtuvo la postulación de Antonio Mota Rojas en la elección de diputados federales, quien registró la votación más cercana a la que logró el candidato priísta.

Más de una vez se cuestionó la legitima independencia de la candidatura de Mota Rojas, sus vínculos y el respaldo que tuvo del llamado grupo Universidad de Gerardo Sosa Castelán, un secreto a voces que ningún universitario puede negar sin que recuerde que tuvieron que participar voluntariamente a fuerzas en algún momento de la campaña.

Seguramente Sosa Castelán, concentrado desde hace un par de años en la consolidación de sus famosas "redes ciudadanas" en todo el estado, hará uso de esta operación política que bien aprendió del PRI, partido al que aún pertenece y con el que ya debe estar en negociaciones, para advertir del uso que le dará a esta nueva figura de participación ciudadana.

Sin embargo, el propio presidente estatal del Partido Acción Nacional en Hidalgo, Asael Hernández Cerón informó de los acercamientos que han tenido con dicho personaje "universitario", así como con los ex líderes magisteriales Moisés Jiménez Sánchez y Mirna García López, esta última debió ya tomar decisiones sobre su futuro político y el de sus seguidores luego de obtener su libertad condicional, para conformar un frente opositor junto con el PRD y quien se deje para ganarle, después de más de 80 años al PRI.

@JanetBaS