Entretelones

Los medios no son probatorios en los tribunales

Llegó el momento de la jornada electoral en Hidalgo y ante un escenario de campañas insípidas, guerra sucia y una inminente operación para judicializar la elección, la ciudadanía podrá elegir a sus próximos gobernantes y representantes populares de manera legítima si acuden los más de 2 millones de electores a las urnas este día.

Dirigentes y representantes partiditas, principalmente de oposición, consideran que serán muchos los recursos que los partidos y candidatos interpondrán ante los órganos jurisdiccionales, y las elecciones entonces pudieran ganarse en los tribunales y no en las urnas.

Ante este escenario los integrantes del pleno del Tribunal Electoral del estado de Hidalgo, han demostrado una tendencia clara en sus recientes resolutivos: las interpretaciones y análisis de los asuntos jurídico-electorales resueltos hasta ahora pudieran considerarse incluso tendenciosos, pues valiéndose de argumentos sujetos a evidentes impugnaciones han desechado recursos porque los promoventes no acreditan las conductas demandadas al hacer uso de medios de prueba considerados poco fehacientes y carentes incluso de credibilidad, como lo son las notas periodísticas.

Los magistrados desecharon un procedimiento especial sancionador en contra del abanderado del tricolor a la gubernatura, que interpuso su homologo del PRD por difamación y calumnia, al asegurar ante diversos medios de comunicación que el candidato perredista pedía 50 millones de pesos para declinar a favor del candidato de Acción Nacional.

Sin embargo las notas periodísticas fueron minimizadas por el Tribunal Electoral al considerar que las declaraciones del candidato priista consignadas, son producto de interpretaciones e investigaciones personales de los editores, -cabe aclarar aquí que no son los editores quienes buscan y escriben las notas, sino los reporteros- y por lo tanto, aseguraron, no pueden ser prueba fehaciente de que el entrevistado las haya emitido, entonces a los asesores jurídicos les falta sustentar sus controversias con pruebas mucho más fehacientes, pues los medios no son medios probatorios.

Existe una jurisprudencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la 38/2002 en la que se determina que los juzgadores deben analizar las notas periodísticas como medios de prueba con lógica, la sana crítica y las máximas de experiencia.

Dicha interpretación obliga a considerar en las notas periodísticas elementos para determinar su fuerza indiciaria. Asimismo advierte que “los medios probatorios que se hacen consistir en notas periodísticas, sólo pueden arrojar indicios sobre los hechos a que se refieren, pero para calificar si se trata de indicios simples o de indicios de mayor grado convictivo, el juzgador debe ponderar las circunstancias existentes en cada caso concreto.

“Así, si se aportaron varias notas, provenientes de distintos órganos de información, atribuidas a diferentes autores y coincidentes en lo sustancial, y si además no obra constancia de que el afectado con su contenido haya ofrecido algún mentís sobre lo que en las noticias se le atribuye, y en el juicio donde se presenten se concreta a manifestar que esos medios informativos carecen de valor probatorio, pero omite pronunciarse sobre la certeza o falsedad de los hechos consignados en ellos, al sopesar todas esas circunstancias con la aplicación de las reglas de la lógica, la sana crítica y las máximas de experiencia, permitirá otorgar mayor calidad indiciaria a los citados medios de prueba, y por tanto, a que los elementos faltantes para alcanzar la fuerza probatoria plena sean menores que en los casos en que no medien tales circunstancias”.

Será el equipo jurídico del candidato perredista el que determine si impugna el resolutivo del tribunal local ante la instancia jurisdiccional federal; mientras tanto, habrá que estar pendientes del actuar de los magistrados frente a los recursos que interponga, sobretodo la oposición, una vez que concluya la jornada electoral.

Esperemos que realmente estén velando por la impartición de justicia como lo han reiterado y eviten que sus interpretaciones legales sirvan para alimentar la suspicacia acerca de la tendenciosidad de un organismo que podría estar definiendo resultados electorales después del cómputo final.

@JanetBaS