Entretelones

No se encharquen en lo mismo

Todo lo que tenga que ver con política no me interesa, los partidos y los políticos hacen lo que quieren y nunca nos consultan cuando toman decisiones, no hay diferencias entre un color y otro, todos son y sirven para lo mismo, intereses muy particulares y mantenerse de nuestros impuestos; gobiernos van y vienen y las condiciones económicas, sociales y ambientales siguen siendo las mismas, no tenemos progreso, el pobre sigue siéndolo, sufre todos los días para conseguir qué comer y curiosamente la mayor parte de la clase política mexicana, los representantes populares, nuestras voces en el poder viven en la opulencia.

Ese fue el comentario que expresó Luis de 31 años al recibir en su negocio publicidad de los candidatos a la gubernatura de Hidalgo; una opinión que comparten decenas de ciudadanos, no solo de la entidad sino de todo el país ante el predominio de hechos de corrupción, falta de transparencia en el ejercicio del gasto público y personas poco eficaces y preparadas para atender y tomar decisiones en nombre de una mayoría y sobretodo del verdadero bien común.

Cuestionan el que persistan las mismas estrategias de campaña, los mismos discursos y hasta los mismos diseños en espectaculares y exigen en todos los sentidos “que no se encharquen en lo mismo”.

El electorado cambió en los últimos 6 años, en las campañas pasadas Luis era un joven que no buscaba las oportunidades de ahora, en ese tiempo aún sin familia, pretendía un buen empleo que le permitiría generar un patrimonio para poder formar una familia, pero ese trabajo nunca llegó, así que dos años más tarde emprendió con mucho esfuerzo un negocio que le permite obtener recursos para solventar medianamente los gastos de sus hijos y esposa, su objetivo principal es crecer y aumentar sus ganancias, evitar que la mayor parte del dinero que obtiene se vaya en el pago de impuestos, insumos cada vez más caros y hasta en pagos para que los criminales lo dejen trabajar.

De acuerdo con datos del Instituto Estatal Electoral, en la última elección local ordinaria celebrada en Hidalgo, participaron un total de 141 mil 594 jóvenes de entre 18 y 27 años de edad, lo que representa 18.6 por ciento del total de los ciudadanos que ejercieron su derecho al voto para elegir a sus diputados locales que integran hoy la LXII Legislatura, y el rango de edad que registró mayor participación fue de entre 38 y 47 años.

El Instituto Mexicano de la Juventud en su encuesta nacional 2010, señala que en Hidalgo el grupo de jóvenes de 20 a 24 años asignan un menor nivel de confianza a partidos políticos, sindicatos y diputados federales; sin embargo estos últimos son los peor calificados con 5.8 en una escala del cero al 10; sin embargo el 80 por ciento de los jóvenes están de acuerdo con respetar a la gente con opiniones distintas a las suyas y votar en las elecciones (73 por ciento), lo cual representa una menor proporción que la registrada a nivel nacional.

Si bien mantenerse indiferente a la política es la salida más fácil para la población joven, la reciente determinación en los tribunales respecto a la obligación de los partidos a postular a un hombre o mujer menor de 29 años en la segunda regiduría de las planillas de ayuntamientos, es una gran oportunidad para hacer la diferencia, ojalá que los postulados en los 84 ayuntamientos sean jóvenes comprometidos, que entiendan y atiendan las necesidades por lo menos del grupo que representarán y no lo entiendan como una simple beca de unos cuantos años y un trampolín para un puesto donde ganen más.

 

@JanetBaS